ADAGIO

 
 
No tengo mucho que decir
 
al parecer
la luna está ardiendo enfrente de mí
tan parecida a un barco de vela suelto en tu bahía
y el agua
desembarca en esos ojos sin camino
que no sé si volverán
 
tu cuerpo
me sabe
a gruesos párpados de sal
a huella sonora arañándome la saliva
y apenas te tengo
 
me has devuelto la húmeda soledad de vuelo
todo llevo en las alas
un par de atentados y tus muslos vivos
 
no he olvidado
y sobrevivo en la hoguera 
 
todas mis palabras arden en busca de callejones
del negro nudo de tu vientre
 
penetrarte hasta la resurrección más humeda
delirio de aguardiente
 
……
Perteneciente al libro
"Algunario"
 
Este poema acaba de ser registrado. En su creación intervinieron diferentes intensidades. A cual más evidente. Pero sobre todo, en é interviene la libertad más poderosa que existe: la de la pasión. Negarse a ella es enfrentarte a un universo demasiado ruidoso. 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s