GRITO

Como nadie nos dice nada
y nada nos interesa mas allá de un apunte momentaneo
decidí esconderme en lo
incomprensible y extraordinario
es decir
en ese caparazón donde nadie nos ve
ni nada se palpa
si no es con las manos radiantes y apretadas
justo
cuando nadie quiere quemarse
más allá de lo justo y estrictamente necesario
qué jodido
provocar a las olas con un grito tan silencioso
cómo éste
 
Escrito a partir de unos versos de María Eugenia Ramos, inmensa poeta hondureña, que señala lo slguiente: cuando esta llama explote / dejará de ser luz / y se hará fuego / Un viento fuerte / barrerá las llamas de las velas / Regresarán las ramas secas / a la tierra / se agrietará la tierra / y un volcán amarillo / será todo el continente / hasta estallar / -fogonazos de sol, / cristal fundido / lava a presión bañando el cielo- / para que no se sepa / qué color era el mar / y se olvide la medida de la noche / Después lloverá / como en la biblia, / se inundarán de pájaros los patios, / despuntará lo verde / y será eterna / la llama del amor que será nuestro / como el pan de la tierra liberada.
 
Se trata de un poema sin concesiones a lo complejo, que habla de la rotundidad de nuestras convicciones. Mi caballo de batalla, a año de hoy, es ese mismo: cómo carajos esas interacciones que vives en tu cabeza se transforman en fórmulas de comportamiento. Y lo reflejé en ese poema, donde cuento, cómo, frente a lo que experimento, frente a lo que cuesta despuntar en la práctica, o encontrar almas afines, uno se vuelve más recóndito, se refugia en la poesía y espera, tal vez, cierta locura, es decir: espero que la poesía se convierta en el arma que atraiga el interés más puro que existe en los demás, su corazón.
 
Me parece que esto, si no una utopía, es como encontrar la aguja en un inmenso pajar. Esa es mi lucha inconsciente y perezosa, hasta el momento. Cuánta responsabilidad nuestra y cuánta de los demás en todo ello, constituye la incógnita. No esperar nada en particular se refiere a la variable a tener en cuenta. La casualidad, o lo que en términos vulgares se denomina "sorpresa", es todo aquel grado de incertidumbre que hay en lo no previsto. Parece que tengo hambre tranquila en hallar la respuesta. Y de ahí se deriva esa preocupación tan íntima que tengo de algunas . Pablo Neruda , Mario Benedetti o José Hierro en muchos de sus versos. Aunque no coincida para nada con el camino habitual que en sociedad se ha construido para ello: un trabajo precario en términos de salario y temporalidad; mi habitual ociosidad; el grado de desigualtad existente y un mundo en franca decadencia.
 
Hoy me preocupan mucho, como casi siempre, y aunque lamentablemente he estado durante dos años en la primera línea de responsabilidad y actividad, al final, me he dado cuenta de que la hipocresia y el cinismo forma parte de nuestra realidad cotidiana. De que la solidaridad se ha convertido en algo pesado y vocacional, a costa del sacrificio de demasiadas cosas que constituyen herramientas imprescindibles para enfrentarse a cuestiones como formar una familia, disponer de una vivienda, afrontar la seguridad de la jubilación el día de mañana, y disponer de cierta calidad de vida.
 
También me pregunto qué tan rentable es ser solidario hasta la médula, generoso hasta más no poder y no sé cuántas cosas más. La verdad es que hay que tener mucho, pero que mucho coraje. Luego piensas en estas cosas y podrán tachar de todo, pero estamos a salvo de toda sospecha quienes, por lo menos, decimos lo que pensamos.
 
Con estas y otras dudas, a las que necesito buscar una sólidez y cierto sentido, ando hurgando, que no medrando. Desnudarse es cruento y horrible, porque los demás se ven blanco y como ese dios ocupado nos trajo al mundo.
 
Hay que tragar mucha mierda. Y lo que dice mi compañero: hay que meterse caña y exigirse. Será eso entonces.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

2 comentarios el “GRITO

  1. NO NAME dice:
    Siempre hay que mantener la vista… y aunque duele admitir que la naturaleza humana no es precisamente solidaria, creo todavía que todos tienen su "algo bueno" dentro… es cierto, la mentira, la hipocresía… las ganas de lastimar… todo es parte de un caos social que a la larga es lo que acostumbramos… es por eso que soñamos también… creo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s