TAN DESNUDA

En todo este tiempo
he contestado a varias preguntas
 
cuántas olas caminan sobre tu pecho
 
cuántos labios se enredan en tu ausencia
 
con cuántas fauces te devoro cada noche
 
con qué sigilo te pienso tan desnuda como un desvelo
 
recibí tan caótica y húmeda respuesta
que
 
en todo este tiempo
mi deseo ha detallado las más numerosas y extensas 
palabras
 
de fusil
 
de vértigo
 
de arrojo
 
mi guerra sigue tu rastro en llamas
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

4 comentarios el “TAN DESNUDA

  1. NO NAME dice:
    Guerras…. todos hemos librado alguna guerra, alguna vez.

    Me gusta

  2. NO NAME dice:

    por fin consigo escribir aquí, pequeños problemas técnicos… pero lo he logrado jeje. Me encatan los comentarios que me dejas, de verdad…jiji me gusta tu huella… Por lo de Machado…  reflexión que he hecho leyendote:

    Todavía recuerdo el primer poema que me hicieron memorizar,
    era de Machado, La Noria;  a penas tendría 8 años. Aquel reto me pareció
    interesante (pocas cosas me parecían interesantes en el colegio) el juego
    consistía en que toda la clase aprendiese el poema, el que tardaba un día en
    aprenderlo tenía un 10, dos día un 9 y así iba bajando la nota. No recuerdo
    cuanto tarde, un seis seguramente (que como es mi número favorito lo haría
    adrede, vete tú a saber!). En fin, así conocí a Machado:

     

    LA NORIA

     

    Mas se que fue un
    roble,

    La tarde caía

    Triste y polvorienta.

    El agua cantaba

    Su copla plebeya

    En los cangilones

    De la noria lenta.

    Soñaba la mula,

    ¡Pobre mula vieja!,

    Al compás de sombra

    Que en el agua suena.

    La tarde caía

    Triste y polvorienta.

    Yo no sé qué noble,

    Divino poeta,

    Unió a la amargura

    De la eterna rueda

    La dulce armonía

    Del agua que sueña,

    Y vendo tus ojos,

    ¡Pobre mula vieja!…

    Mas sé que fue un
    noble,

    Divino poeta,

    Corazón maduro

    De sombra y de
    ciencia.

     

    Y seguí creciendo, olvidé a
    Machado hasta los 17 años cuando volvimos a cruzarnos, encontré su camino,
    perdí de vista el mío y entendí quien era para mí: un querer y no poder, hoy te
    amo y mañana te odio.

     

    HASTÍO

     

    Pasan las horas de
    hastío

    Por la estancia
    familiar,

    El amplio cuarto
    sombrío

    Donde yo empecé a
    soñar.

    Del reloj
    arrinconado,

     Que en la penumbra clarea,

    El tictac acompasado

    Odiosamente golpea.

    Dice la monotonía

    Del agua clara al
    caer:

    Un día es como otro
    día;

    Hoy es lo mismo que
    ayer.

    Cae la tarde. El
    viento agita

    El parque mustio y
    dorado…

    ¡Qué largamente ha
    llorado

    Toda la fronda
    marchita!

     

    Y volví a crecer, eso si el
    siguiente encuentro con Machado fue más maduro, tal vez demasiado, tanto que
    acabó siendo mi mayor enemigo en la facultad (sólo duró una semana tal odio).

     

    “Estos días azules y
    este sol de la infancia”

     

    Puede decirse que ahora estamos
    en son de paz, él no quiere absorberme, me deja libre para que siga aprendiendo…

    Ciao, nos vemos en estos mundos!

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
     hoy es un dia perfecto para leer tu poema …prima un hambre de conjeturas anàrquicas,una sed de premuras, un corazòn indigo …

    Me gusta

  4. NO NAME dice:
    Bellísimo y apasionado. Me ha encantado esa guerra que sigue a un rastro en llamas. Tienes una destreza poética admirable, señor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s