ERUPCION DEL VOLCAN TUNGURAHUA

 

TUNGURAHUA

Sus labios mueven otro tiempo/
la urbe se ha detenido en una campana.
 
Juan Carlos Morales Mejía
 

Hay días en que hay otras tantas cosas que hacen sombra a la poesía. Es inevitable, como asentía alguien por estos mundos virtuales. Y uno se acuerda de qué es lo que ha hecho hasta el momento y de las razones por las que se ha regresado ¿una decepción profesional? ¿un panorama complicado para la cooperación al desarrollo? ¿un país donde parece difícil compatibilizar las enseñanzas de Europa? Tan desesperado estoy por Bukowsky, como por Eduardo Galeano, ese que dice que el continente latinoamericano sigue siendo el gran olvidado e incomprendido de este siglo. Me he cansado ciertamente de hacer críticas obstructivas al colonianismo y a ciertos sectores de la historia que no han ido allá más que ávidos de conquista y de esquilmamiento, para mantener las poderosas máquinas del desarrollo occidental, financiar las guerras de religión y continuar el hábito de enriquecimiento del norte a costa del sur.
 
Dos años en un país latinoamericano. A todo eso le debo un servicio de aprendizaje impecable. Una visión más abierta. Un amor infinito. No me he olvidado que allí era un anónimo coordinador de proyectos, iniciativas, seminarios, eventos y contribuciones de la más variada naturaleza en un campo específico: la Gestión de Riesgos.
 
Y siempre me quejé, demasiado para aguantar con indolencia, de algunas carencias que aquejan al país, y ocultan su verdadero potencial, sus gentes, sus ganas de salir adelante, y nos hacen comprender por qué una parte extensa de la población emigra a otras partes. No sólo la crisis de la representatividad política, los continuos escándalos en el seno de los potentados económicos, y el aumento de las desigualdades sociales. Pese a ello, el país ha continuando viviendo, en medio de esa calma envenenada, con ilusión, con un "Sí se puede" en cuanto disponían de un motivo de orgullo, que los tienen, y muchos.
 
Ahora me viene a la cabeza el volcán Tungurahua, ese fenómeno eruptivo de más de cinco mil metros de altitud, encajonado en los Andes, que divide el país en dos mitades, y van de norte a sur, como una espina dorsal. Ese volcán por cuyas faldas he andado, caminado, dormitado, amado, sentado y llevado a mis padres a contemplar. Allí tengo amigos muy queridos. A los que extraño. Allí tengo una localidad que se llama Baños, y que habrá sido evacuada, y que era como la dulzura ecuatoriana, con sus aguas termales y cercanía a las cascadas, y la cuenca alta del río Pastaza.
 
Claro que aquí, ha saltado a la palestra porque hay una localidad casualmente que se llama "Bilbao" Qué casualidad. En fín, y ahora se abren cuestiones más complejas como la falta de coordinación de las autoridades, aquellas con las que he trabajado: municipalidades, comités de emergencia, el propio gobierno nacional, las prefecturas y los más variados actores de la cooperación internacional. O mi querido y estimado Hugo Yepez, el Director de la Escuela Politécnica Nacional, con el que organizamos el último Congreso Mundial "Ciudades en Volcanes".
 
De regreso apenas soy nada, o todavía no me siento tan util como allá lo hubiera sido en estos momentos. Pero la vida son etapas. Y de regreso no ha quedado más remedio que despertar, a golpe de las Tablas de Daimiel -toma nota, valenciana-.
 
Ojalá quién lea esto aperciba de qué carajos estoy hablando. Esto no es poesía.
 
Por favor: abrid los ojos y hacer click en cada una de las imágenes, pues son las crónicas televisivas de la erupción, y eso ningún medio de comunicación español lo va a tener tan en cuenta como ellos.

 

Hacer click dentro de las imágenes para acceder a los videos.

 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

Un comentario el “ERUPCION DEL VOLCAN TUNGURAHUA

  1. NO NAME dice:
    Ya me había extrañado que no habías escrito nada al respecto… cuando leí la noticia no pude dejar de pensar en vos, porque sé lo que pensarías…. ( si pudiera estar allí ) y quien sabe cuanto sentirías. Pero bueno como digo yo, las cosas pasan por una razón, ya encontraras, el por que estas donde estas y no entre cenizas, ayudando al de mirada con miedo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s