EL MAR

 
 
 
El mar
se traga despacio
lo que el hombre
olvida a codazos
 
nombres, edades, individuos
números, letras
canciones, lecturas
 
el mar
nos devuelve
los años como cruces
clavadas en los ojos
 
olvidos, jueces, militares
cárceles, guitarras, madres
misas, ventiladores
gatillos, muros, helicópteros
islas
 
el mar
nos separa
 
exilios, ruina, catalejos
pasaportes, rutina
aduanas
 
el mar
también nos regresa
 
puentes, memoria, bolígrafos
árboles, máquinas de escribir
 
y algún
me sorprendo
 
 
 
 
La nostalgia tiene múltiples facetas. Como dice una avispada compañera -aunque dice que el avispado soy yo-, en ocasiones se regresa al pasado o a otros lugares de la imaginación, para arreglar algo. Aunque basta con que uno regrese para que no haya propósito de enmienda y lo único que consigamos es: desazón y obcecación. Es cuando esa misma compañera dice que es mejor pasar página para reconstruirse.
 
Como no tenía nada nuevo que aportar, acudí a escritos de hace cuatro años. Me dió por descubrir a Mario Benedetti y su visión tan simple de cuestiones como el exilio, regreso, nostalgia, transcurso del tiempo y dictaduras del cono sur. Este poema constituye un homenaje a múltiples visiones:
 
Parte de la visión de cuando en la dictadura argentina muchísimos disidentes desaparecían y les hacían el viaje al mar, tirándoles desde el vacío. Y tan cierta mi preocupación por la "memoria colectiva", pensé que el mar, al final, nos termina devolviendo lo que nosotros pretendemos olvidar.
 
De ahí el poema se extiende hacia la paradoja del mar, mirado desde múltiples geografías:
 
-Desde los páramos de Chile, o desde el tumor grisáceo de Ecuador
-Desde el Cabo Finisterre, en Galicia.
 
Y se piensa: parece mentira que una masa de agua pueda separar y unir tantas cosas a la vez.
 
Al ser humano se le da muy bien emular al mar: gozamos de la capacidad para unirnos y separarnos, y he ahí el particular sentido de la amistad al que quería llegar. Se va y se viene, pero siempre se está ahí.
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

4 comentarios el “EL MAR

  1. NO NAME dice:
    Cuánta verdad hay en tu poema, Aitor.

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    El mar, tan lleno de insondables abismos como lo está llena de abismos el alma humana. Grandezas y bajezas abismales… no me extraña que el mar nos devuelva, finalmente, todo lo que a él arrojamos. Tampoco me extraña que se arrojen a él tantas cosas. Y a fin de cuentas, menos me extraña que el mar se haga nada cuando de amistad se trata.

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    Precioso espacio lleno de sensaciones,me gusto mucho,sigue asi,miles de besos desde ESPAÑA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s