CANCION 31

 
 
 
 
 
La voz
despertará
 
la nostalgia
disparará
 
el alma
rodará
 
el verbo
crecerá
 
el sueño
subirá
las escaleras
 
los pestillos
estallarán
 
el tic tac
golpeará
 
todos
gritaremos
 
¡mar!
 
 
Anuncios

QUÉ SERÁ DE TI

 
 
 
 
 
Qué sombra quedará
de nosotros
 
qué agujas caerán
ipso facto
 
qué correas sujetarán
nuestro itinerario
 
qué será de ti
 
quién nos dirigirá
despacio
 
quién bostezará
de un salto
 
quién amasará
nuestra verde harina
 
qué será de ti
 
dónde viviré
después de la última gota
 
dónde extenderé
las colinas
 
dónde beberán
los partos de la luz
 
qué será de tí
 
amor
 
…..
 
Gracias a Rosa León y Rafael Alberti.
 

LECCIONES DEL KAMASUTRA

 
 
LECCIONES DEL KAMASUTRA
Mahmud Darwish
 
Con la copa engastada de lapislázuli
la espero,
junto al estanque, el agua de colonia y la tarde
la espero,
con la paciencia del caballo preparado para los senderos de la montaña
la espero,
con la elegancia del príncipe refinado y bello
la espero,
con siete almohadas rellenas de nubes ligeras
la espero,
con el fuego del penetrante incienso femenino
la espero,
con el perfume masculino del sándalo en el lomo de los caballos
la espero.
No te impacientes. Si llega tarde
espérala
y si llega antes de tiempo
espérala,
y no asustes al pájaro posado en sus trenzas.
Espérala,
para que se sienta tranquila, como el jardín en plena floración.
Espérala
para que respire este aire extraño en su corazón.
Espérala
para que se suba la falda y aparezcan sus piernas nube a nube.
Espérala
y llévala a una ventana para que vea una luna bañada en leche.
Espérala
y ofrécele el agua antes que el vino, no
mires el par de perdices dormidas en su pecho.
Espérala
y roza suavemente su mano cuando
poses la copa en el mármol,
como si le quitaras el peso del rocío.
Espérala
y habla con ella como la flauta
con la temerosa cuerda del violín,
como si fuérais dos testigos de lo que os reserva el mañana.
Espérala
y pule su noche anillo a anillo.
Espérala
hasta que la noche te diga:
no quedáis más que vosotros dos en el mundo.
Entonces llévala con dulzura a tu muerte deseada
y espérala…

CONVICCION

 
 
 
 
Tengo
la convicción
 
el vértigo
no es la deshonra
del precipicio
 
sino
la burla tenaz
de saberte desnuda
 
mientras
mis manos
tallan
semejante belleza
 
 
…..
 
Encontré un bellísimo poema, entre tantos, del poeta árabe Mahmud Darwish. Entre tanta incultura e intolerancia, es suave y tenaz el verso de un hombre libre, aunque dicen que los archivos de una revista literaria que dirigía fueron destruidos por una de las incursiones del ejército israleí. Desde luego, me quedo con "Lecciones del Kamasutra". Se observa que, lejos de la barbarie en que algunos piensan sobre otras culturas, la poesía no tiene fronteras diáfanas. Lo puse en una entrada independiente.. y después surgió esta convicción…

ES CURIOSO…

 
 
 
Es curioso
Una vez soñé con Penélope.
Recuerdo tantas cosas con ese nombre.
Sus cabellos rodaban como una rodaja de pan.
¡Qué relámpago para el terco marinero que soy yo!
Por mis labios todavía corren ecos de cíclope
A nadie le importa qué tipo de batallas son.
Pericles, Safo y Telemaco murieron hace milenios.
Ahora nos secamos la garganta con vino pueril.
Bebemos de ilustres políticos, teléfonos, estatutos,
independencias, talas masivas, macetas urbanizables,
acantilados de ladrillo, cultivadores de perlas
y otros tantos exabruptos de melancolía.
Menos mal que de vez en cuando te dejas caer
por este contubernio de belleza
y escribes con tiza: es tiempo de despertar.
¡Ya está bien de andar por los escenarios
viviendo del mar, o en los crueles malecones
enrollando habanos con las manos en la luna!
Debo leer a Bukowsky, Neruda, Bowles y Kerouak
y pensar en la próxima bacanal que apostarán.
Imaginaré bebiendo de sonoras caracolas
con la estera de mimbre colgada de tus ojos.
Robaremos a Kundera su zarza de inmortalidad
y al ciempies el par de lenguas que le sobren.
Hay que inventarse palabras nuevas
y ser ocioso con los mitos y coincidencias.
Reconstruirse no es una brevedad.
Si retiro los remos nos volvéremos naúfragos.
Deja que los dioses se vayan al carajo.
¡Menos mal que no me llamo Ulises!
 
….
 
Estos días me he acercado a ciertos reportajes sobre la Grecia Antigua. No sabía quién coño era Aspasia de Mileto. Sofocles, Arquímedes o Epícuro me resultaban poco más conocidos que la última edición de Gran Hermano, pero resulta que gozan de algo esencial: eran simples genios. También descubrí a Safo, la pretendida reina de la isla de Lesbos, o la cumbre lírica de la poesía femenina.
 
Parece que dedicarse a todas estas menudencias es cosa del aburrimiento. En los tiempos que corren abundan más los escándalos urbanísticos, el debate sobre el proceso de paz, los enfrentamientos entre partido que gobierna y oposición, o incluso te encuentras un medio periodístico que, en vez de informar, se dedica, diariamente, a hablar de una sola cosa y darle vueltas como si fuera un trozo de carne en el rodillo.
 
Si uno mira fuera, por la ventana, se huelen las consecuencias de la política exterior de Dios, digo de ese elemento del norte de América. En rigor, actua con justicia, vehemencia y democracia. Puesto que no hace más que sembrar buenos valores de paz y convivencia para las generaciones futuras.
 
Y para dentro, la situación no es menos similar. La bondad es puro mercachifle. Hay que ser algo cínico y apresurado. ¿Cómo se reconstruye uno en plena selva? Da cierta pena que ya no te lean entre líneas y se haya perdido el interés por los mitos.
 
Así que esta vez aproveché los comentarios de vos, ciempiés, y de vos también, ecuatoriana, para encajar vuestras frases al comienzo de este poema. Y me metí, de paso, con el nombre de Penélope, que simboliza muchas cosas inmateriales: otros tiempos, otras verdades, pero también el reflejo de algo que siempre espera después de un largo viaje o peregrinar. Puede ser simplemente un viaje para construirse como mejor persona, o para seguir reflexionando, pero nunca sentado, sino en movimiento.
 
La literatura ayuda mucho. Eché mano de los últimos que estoy leyendo. También hay un guiño para Iliana, Isis, Jaime y otros pocos. Y uno fundamental, para quien gusta de leer entre líneas. ¡Despierta!
 
 

CANCION DE PENÉLOPE

 

 
"Unos que un batallón ecuestre, otros que de infanteria,
y otros, que una flota de barcos resulta
ser lo más bello sobre la negra tierra, pero yo digo
que es lo uno ama…"
Safo
 
 
Mírame, tejiendo hilo
con mis manos ecuestres.
Hilandera de las ramblas.
Atando cabos de luna.
El viento te huele, marinero.
Me senté con la voz sujeta
por densos haces de lujuria
pero Itaca es mucho más
que una flor deshojada.
Me llamarás de nuevo
y en los pies te crecerán
tallos de estas islas blancas.
Mi piel estará al descubierto.
Haremos que veinte años
se alarguen como muescas
por nuestros semblantes
violentamente desnudos.