SORPRESA

 

 

 

Me ausenté
dejando
que las migas
se comieran
el pan de la luna.
Para mi sorpresa
regresé
en el hecho
prematuro
de verte
y nos vimos 
con el pan
desarmado
pegando
nuestras migas
de una en una.

Anuncios

PARA NOSOTROS

 
 
 
 
 
Tienes razón.
Somos hijos del viento.
Nos llevamos dentro
y nuestra mano escribe
con más detenimiento
sobre los alaridos
del viejo tambor
mientras para ellos
el verbo constituye
un simple sobrevuelo.
Tienen razón.
Somos silenciosos
como la grupa espumosa
de la ventisca
y nos haremos de barro
después que los sexos
hayan copulado
en miles de parábolas.
El ser, ahí sigue,
practicando dossieres
con la boca.
 
……….
 
A fecha de 22 de marzo. En Ecuador se han tranquilizado las cosas. Cosas por referirme a la actualidad política y social de una manera sencilla. Para que todos nos enténdamos: lo que allí sucedió en su momento era una pugna entre el Gobierno que rige el país, y el Congreso de los Diputados, donde todavía resisten unos parásitos supuestamente elegidos por sufragio popular. Y en la pugna entre ambos se va gran parte del aliento del país, sobredimensionado por una economía donde prima la producción de petroleo y el sometimiento al pago de la deuda externa, amén de un grado de desigualdad social que acompaña siempre a tan bello país. Lejos quedaron los tiempos en que los presidentes que se habían llevado dinero del país, terminaron refugiándose en Panamá o pidiendo asilo político en Estados Unidos. No obstante, en mi experiencia reciente todavía consta la dudosa efectividad de las políticas de algunos organismos de la cooperación internacional allí: el Informe sobre el Cumplimiento de las Metas del Milenio, promovido por el propio PNUD, motivó un descontento generalizado entre las propias organizaciones de base del país, más conocedoras de la realidad local, porque las conclusiones del informe no se ajustaban a la realidad del país y querían pintarlo todo de verde.
 
Pero además, de toda esa retórica acostumbrada de la clase política, las discusiones importantes solo se daban en el plano gramatical y dialéctico. Nada sustantivo. Se discutía si era mejor el verbo promover o el verbo impulsar. Mientras los problemas que la sociedad demanda pasaban de largo, como el Trolebus. PRIAN o Sociedad Patriótica eran el ejemplo de dos partidos políticos vertebrados, no en torno a una ideología, sino a los intereses económicos y nepotistas de turno: sea porque uno era el partido del mayor hacendado económcio del país, o porque el otro había surgido a la sombra del entonces presidente del país, Lucio Gutierrez, que acabo declarando el Estado de Excepción en Quito, y que sólo se fue, con el rabo entre las piernas, una vez que el pueblo marchó por las calles, de forma pacífica.
 
Después, a lo largo del año 2005, hubo un periodo transitorio, liderado por Alfredo Palacio: un médico en el gobierno. Ha habido elecciones a comienzos de año. Salió Correa. Supuestamente de izquierdas, y a los que la oposición, de momento sin freno, ya le tilda de hijo pródigo del socialismo venezolano, así como nieto del régimen cubano. Supongo que ahí irá mucho de apoyo estadounidense porque Correa, a mi juicio, todavía se opone a la firma de un Tratado de Libre Comercio con los devoradores EE.UU, así como a la renegociación del pago de la deuda externa: una cuestión muy importante es que la mayor cantidad que se paga es en concepto de intereses.
 
Pero el poema tiene una revelación más universal: Nosotros somos nosotros. Ellos son la clase política, y toda turba hipócrita que se limita a emitir informes, prácticar la demagogia y el discurso sobre el estado del mundo. Y nada más. Convierten la palabra en una mísera planta. Le restan valor a la palabra. Se tiran un pedo y desaparecen.
 
De todas formas, la poesía me sigue pareciendo una buena alternativa. Y más el amor que uno lleve dentro. Otra cosa es que lo manifieste poco.

ELEGÍA ABIERTA

 

 

He abierto tu elegía.
Tengo que afirmar:
desprendes un olor
intenso y firme de vida.
Estamos cansados
de otorgar más velas
a marianos, zapateros
alcobas e hipotecas.
No dejaré a oscuras
tus dulces lágrimas.
Nadie nos hará caer
toneladas de guerra.
Pero huyendo nunca
estaremos a salvo
de dientes blancos
mordiéndonos la lengua.
Al disparo le respondo
con el beso libre.
A la luna le decimos
que su limpia cortesía
todavía es esperanza.
Rompamos el silencio.
Pido el contrapunto
a la débil palabra.
A tí, amor, que las gotas
inunden con profusión
tu elegía abierta.

…. ….

  De paso, le puse voz al poema:

Es de noche. Angels dijo que estaba en una crisis creativa. Gloria llamó desde Torrelavega para realizar otro envío. Parece que Marcela ya ha solventado los problemas que mi cortés editorial me procura con el libro. Pero eso es lo de menos. Ayer creo que Madrid fue una de las capitales europeas donde más clamor hubo contra el cuarto aniversario de la guerra. No digamos dónde para no dar más pereza y fuste al trío de las Azores. Sólo que la compañera de Saramago leyó el manifiesto. También Aute ha editado un nuevo disco y lo presentó en el teatro Lope de Vega.

Y sí, me debo una visita por todos los espacios. Lo siento pero no  había ni tiempo, ni ganas, aunque soy consciente de la responsabilidad creada. Pero a cuenta de lo más hermoso que haya podido suceder estos días, es que hace un par de ellos, en el bellísimo Salon de Actos de la Biblioteca de Bidebarrieta, en Bilbao, se celebró nuevamente la conmemoración del nacimiento del poeta bilbaíno Blas de Otero. A donde iba a acudir Jorge Semprún, a darnos a conocer el significado de la estancia del poeta en el París de 1952. Pero por motivos de salud que impidieron que estuviera en la cita, la viuda y presidenta de la Fundación Blas de Otero, ofició el acto y nos recordó cómo fue en vida, qué pensaba y a qué cantaba. Por último, se recitaron unos poemas de Blas, y unas bellísimas composiciones de arpa en las manos de Tiziana Tagliani. Acerca de lo cual espero dejar unas imágenes el lunes a más tardar.

Este poema constituye la caja de Pandora de esta noche, en un país donde se discuten de niñerías, francamente, para desviar la atención sobre los grandes problemas de la sociedad. Cuando precisamente nuestra sociedad demanda mayor atención sobre cuestiones como la precariedad laboral, la dificultad de acceso a la vivienda, el terrorismo, o la mejor fórmula de tratamiento e integración del fenómeno inmigratorio, aquí, quienes tienen la responsabilidad principal de hacer frente a ellos, no se ocupan de otra cosa que de prevaricar, lanzarse los cojines, salir en las imágenes, mesarse la barba, ejercer de títeres mediáticos, tocarse las nalgas, rascarse los huevos, obtener plusvalías urbanísticas, crear campos de golf, vendernos la imagen de que todo va bien y un sinfín de banalidades.

Frente a lo cual, declaro mi más unánime y contundente rechazo y desprecio. Y me voy, como Jaime Sabines, a otra parte: a la acción autónoma, a darme la mano con el colectivo de locos, a vivir y procurarnos de unos pocos recursos con que hacer frente y cambiar nuestro entorno más próximo, en vista de que el mundo, francamente, no está sujeto a la varita de hada madrina, si así lo fuera, para transformar en equidad todas las desigualdades habidas y por haber.

 

 

PÁJAROS DE CAFÉ

 

 

Deje una cucharada de azúcar
por favor

soy una taza que huyó de los páramos
descalza

nunca me gustaron los labios
excesivos

nunca bostecé con hebras
de plata

aquí tienes mis olas de café

aquí vuelan mis amados pájaros

tómame

 ….. ….

 

Quién no se acuerda de aquella obra de Pablo Neruda, con pájaros reales e imaginarios. En particular, amo las golondrinas castellanas, que parece que tienen el pico de seda. Creo que este año una singular pareja de ellas volverá a anidar en una de las vigas de madera que sostienen la techumbre de una de las dependencias, en el corral de la antigua casa de los abuelos. Pero también hay pájaros humanos, bien raros, bien parecidos, bien claros y bien avenidos.

Pues este poema lo tomé, ligeramente, de la lectura de estos versos del vate chileno, aquellos que cuentan que:

la golondrina que volvió
me traía una carta clara,
una carta escrita con aire
con humo de primavera.

Una compañera de letras, joven e incipiente, adelantada a su generación, se atrevió a pintarme a partir de un rostro rodeado de pájaros, de simples pájaros, en los Campos Elíseos de París. Gorriones universales.

Y hay hasta quien escribe esto, una creadora chilena, en cierta manera autodefiniéndose:

Pájaro raro come y habla cosas raras,
ama un amor raro ,
mira de una forma rara.

La vida está llena de pájaros. Pájaros que sienten. Pájaros que escriben. Pájaros que no quieren saber nada de políticas ni corrupciones urbanísticas. Pájaros andantes.