A OTRA PARTE

 

 
 
 
 
 
 
Yo me voy a otra parte
y me llevo mi mano, que tanto escribe y habla
Jaime Sabines
 
 
 
 
 
 
Yo me voy a otra parte
más sencilla, más desnuda
tal vez más ineficaz y peyorativa
más rotunda, más apartada,
tal vez la que menos importe,
la que no está en las manos
ni en la módica bufanda del pecho,
la que no sobrelleva el hombre
en su carnaval diario.
Me voy a otra parte,
al tronco, a la madera, al tú
a tus entrañas, a nuestro olvido,
a nuestro amor, a nuestra mano

   

 

Anuncios

CÍCLOPE (Versión II)

 
 
 
 
 

Me miras, de cerca me miras, cada vez más cerca y entonces jugamos al cíclope

Julio Cortázar

 

 

 

Me miras
me preguntas

si mutilo el cuerpo
de mi amante

de mi cíclope
desnuda

ella tiene
más de un ojo

cientos
diría yo

resueltos
en una mirada
fértil
que me agita

ella es
el  látigo
que golpea
mi pecho

me excomulga

me libera

de cincuenta
prisiones

de veinte
puños

de sesenta y nueve
cadenas

ella y yo
engendramos
un nuevo
lenguaje
en la amarga
violencia
de los demás

una ráfaga
en comunión

un amor letal

y cuando
habiéndonos
reducido
drásticamente
a cabellos
a manos
a piel

y por fín
hemos muerto
salpicando
agua, sangre
y polvo

al amparo
de nuestra
húmeda
rebelión

resucitamos

….. ….. ….. …..

 

 

Versión más acentuada. Hecha con el "arrebato de vivir".  La violencia que los demás usan para matar, agredir o herir, puede transformarse en ternura mediante el lenguaje y la poesía.

CÍCLOPE (Versión I)

 

 

 

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope
Julio Cortázar

 

 

Me miras
me preguntas si
mutilo el cuerpo de mi amante
de mi cíclope desnuda
porque ella tiene más de un ojo
cientos diría yo
resueltos en una mirada
fértil
violada únicamente
por el beso
porque la reduzco
prácticamente
a cabellos y manos
y después
salpico agua, sangre y polvo.
Seguro que me entiendes.

 

 

PARA ALLÁ MISMO VOY

 
 
Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo (…)
-¿A dónde va usted? -le pregunté.
-Voy para abajo, señor.
-¿Conoce usted un lugar llamado Comala?
-Para allá mismo voy.
Pedro Páramo
Juan Rulfo
 
 

Para allá mismo voy.
Escuché un jazmín acelerado.
Temblaron las rosas
y tuve que apremiar el paso.
¿Le conoce usted?
Su padre era ferroviario.
El mío también.
¡Cuántos raíles tendieron
hasta llegar
a la ciudad del viento!
Para allá mismo voy.
Conozco los caminos.
Sobresalen gruesos olivares
y huertas esforzadas.
Unos cuantos son de aquí.
En sus ojos leí los legajos.
¿Va para allá también?
Prontó caerá el cielo
con su retrato de rayos.
Huele a patio cordobés
y hueso de cereza.
Para allá mismo voy.
Partí con un beso minúsculo
que después se hizo
suave y húmedo
como una vereda.
Traigo agua de luna.
¿Sabe quién es?
Se trata de mí.
Para allá mismo voy.

 

 

….. …… …… …..
 
 
En este poema hay una metáfora encerrada. Quién no se acuerda de Pedro Páramo, aquel maravilloso cuento de Juan Rulfo, donde un hombre regresaba a Comala, en busca de una promesa, o de una esperanza. Se puede tomar Comala como la metáfora de la vida.
En mi ser hay mucho de sueño pero también de amor por los viejos ambientes rurales del país. De ahí la suma de algunos elementos y características del paisaje aragonés, que he añadido. Son claros los trazos de olivares, almendros y viejas huertas deshilachadas. Quien ha recorrido la ruta desde Madrid hacia Zaragoza, después de haber rebasado la provincia de Guadalajara y adentrado en a lo largo del curso del río Jalón, puede darse cuenta de ello. O también por el largo somontano del Moncayo o las planicies próximas a la ribera del Ebro.
Durante el mes de mayo el paisaje todavía es verde y crudo. Atenazado por los golpes de tormenta de la sierra. La reacción del cielo es hermosa. Toda mi sangre paterna procede de allí. Del ruidoso Aragón.
 
Y en un país jalonado por ambigüedades políticas, por egocentrismos rampantes y por especulaciones urbanísticas, el campo se ha convertido en un mártir de la belleza.
 
Me siento atosigado por la ciudad. Y hasta cierto punto por la crueldad con la que se quiere llegar al éxito. Aunque también formo parte de la idea, quiero creer que se puede llevar a cabo de una forma más amable y respetuosa con el legado de nuestra sangre.
Lo único que odio es la política. Por eso nunca me referiré a ella, salvo que me harte. Y le doy la espalda, porque es la única forma de crítica que nos queda.
 
Pero volviendo a la metáfora y a Aragón, de paso incluí varios guiños personales. Y cierto que los halagos elevan la autoestima. Eso sí: paso olímpicamente del jabón. Me gustaría que quien leyese optase simplemente por sentirse libre, expresarse a favor o en contra, y aportarme algo: un bolígrafo, un cuento, una rosa, un bostezo, un beso, una amapola, una opinión. Pero algo.
Gracias a vosotros, a quienes he aludido en otras expresiones, se han construido algunos versos más:
-Ciudad del viento: eso es para vos, que me acabas de mandar un fragmento titulado así. Inolvidable como siempre. Y además eres de Zaragoza. Nunca lo olvides. Además, Comala tiene mucho de la ciudad del viento. Es el homenaje que te hago y la fuente principal de esta pequeña creación.
 
-Hueso de cereza: No abundan mucho los cerezos por las huertas de la ribera del Ebro, pero se dejan ver. Además, me comí media docena de cerezas, en la laguna de Rada, de un cerezo sin injertar. Pues andaba en plenas Bardenas Reales, ¿sabes? tratando de encontrar el camino al vedado de Eguarás, para fotografiar las ruinas del castillo de Peñaflor, donde dice la leyenda que encerraron a Doña Blanca de Navarra. Y al final me perdí, porque me equivoqué de camino nada más pasar el elmbalse del Ferial.
 
-Jazmín acelerado: Definición de alguien a quién le gusta el olor a jazmín y encima habla rápido. Hay ciertos jardines en los patios de las casas en pueblos como Borja, Tarazona o Fuendejalón. Algunos he encontrado con jazmines poblándolos brevemente.
 
-Olor a patio corbobés: Voy con relativa frecuencia a Córdoba. Recuerdo mucho tus olores, tal y como los has memorizado a través de la casa de tus tíos. Además, constituye puro fundamento y homenaje a los versos de Federico García Lorca.
 
-Padre ferroviario: El mío no lo es. Pero el de alguien sí lo es. Y además, con aficción y amor por la escritura. Hasta con un libro de poemas inédito que fue descubierto con posterioridad.
 
Por lo demás, como podréis comprobar, el poema es la visión autónoma de un caminante que dice que va para cierto lugar. Y que pregunta a un interlocutor si conoce a dónde va y a quién va a buscar. A través de ese viaje imaginario se sucede el paisaje y el reflejo de las personas que le aportan algo. Y es que va en busca de sí mismo.
 
No es un poema de amor, ni de erotismo, ni de deseo, y no sé si despertará el mismo interés. Pero está cuidado al detalle y lo fui construyendo durante estos días.
 
Gracias a todos vosotros.

TE QUIERO Y…

 
 
 
 
 
 Ahora te quiero
como el mar quiere a su agua
Pedro Salinas
 
 
 
 
Te quiero y no
porque nos hemos
reunido el silencio
aquí él y yo.
Te quiero y sí
porque estoy
sorprendido
tus ojos son
mi páramo de vino.
Te quiero y también
las uvas, el hierro
y tus blancos labios
abiertos en cruz
inminentes
jadeantes.
Te quiero y además
de ti y de mí
tenemos branquias
para abrazarnos
en el agua
martillos de carne
para golpearte
bajo el ombligo.
Te quiero y no
porque sin ti
parezco
un mito distraído.
Te quiero y sí
porque ya ves
aquí contigo
armo babeles
coitos de luz
universos húmedos
y así nos vamos
ambos y venimos.
 
 
 
….. …..
 
Aitor Arjol
(R) 2007
 
 
Le falta alguna canción: tal vez "Mojándolo todo" de Luis Eduardo Aute. También alguna que otra anécdota: anoche vi fugazmente a Antonio Gala, que subía a su habitación. Pero así y todo, este poema se lo debo a un pronombre personal llamado "vosotros" porque, por ejemplo, lleva dentro, como en el bolso de una cantautora, múltiples elementos recogidos durante estos días, para terminar con la visión fugaz e intensa de una mujer desnuda y trigueña circulando por las habitaciones del alma.
 
La imagen es otro guiño: espacio físico de los Dos Senos, en el Parque Nacional de Cotopaxi. Homenaje a las características creadores de Ivan u otros cuantos corazones inquietos que gustan de extender la poesía a la fotografía. 
 

AL MISMO VERBO

 
 
 
 
 
 
Amo
encinas
que llueven
encima
 
amo
lluvias
que laceran
la urbe
con una belleza
de paloma
gris
 
amo
las cenizas
inauditas
de la voz
y los suburbios
donde nace
tu desnudez
 
amo
los adverbios
que te aumentan
te alejan
te circunscriben
te tragan
te asimilan
no te olvidan
 
amo
las cuerdas
de las azoteas
y el acento
ingrávido
de la ciudad
 
amo
las condenas
las cárcelas
las rejas
las alas
el amanecer
 
amo
las veces
que no amo
que olvido
que reniego
que capitulo
que agrego
que desato
 
amo
las veces
que no amo
porque
vuelvo
al mismo verbo
donde
te amé.
 
 
 
….. …..
 
Marzo 2004

CHANSON D’EAU

 
 
 
 
 

 
 
 
 
"Tenemos sed, tenemos prisa por golpear"
Blanca Varela
 
 
 
 
Me topé
con tu poesía
el sábado por la mañana
 
tuve un amanecer repartido
en las agujas del sol
 
fue una daga en portugués
 
eres un poco como yo
 
te inventas
nombres y paraguas sedientos
 
dices
te gusta viajar y perder países
impenitentes
 
llevas en la boca
patrias y olores
 
Bélgica gris
Praga fuego
Polonia verde y melancólica
Luxemburgo huele a gasolina
Bruselas destila azúcar
 
alma libre
y espíritu tales
como la sangre aterciopelada
que circula
por mi esperma
 
las cosas que te dije
como un oráculo
 
¿te marqué el destino?
 
no las recuerdo bien
 
soy un animal caliente
poético
deliberado
 
hace casi dos años
que regresé
y los alaridos más íntimos
solo se saben
de oídas
 
estuve
en el dulce vientre
de la hierbabuena
Quito voraz
Lima desnuda
Santiago apóstrofe
 
todavía
en el sueño colectivo
abandono el lugar
y quiero
odas venideras
Buenos Aires bandoneón
Cuba en la sazón
México de barro
 
eres un poco como yo
 
cómplice de las incógnitas
 
timbre que no cesa
 
¡ay si nos viera Blanca Varela!
 
para manternerme en pie
necesito
 
tus besos
de tragaluz
 
tu paladar
de aire
 
y hoy
largos ríos de pólvora
salen a buscarte
al océano
 
no sólo es poesía
 
 
 
….. ….. ….. ….. …..
 
 
Segunda parte de la Chanson d’amour. Es otra criatura en movimiento. Son las cinco menos cuarto de la madrugada. Todos somos animales calientes.