SIN TITULO

 
 
 
 
 
 
 
 
Sospecho que sabes a árbol maduro.
Nunca he roído tu corteza morena.
No nací con dientes en las manos.
Tampoco crecí en una adormidera.
Tus ojos son como el opio furtivo
que aguarda después de veinte años.
Sospecho que soy como Ulises.
Creo que cantabas en la Habana.
¡Ay cuando te tenga asida como
la suave piel de una manzana!
 
 
 
 
 
 
 
Escrita en 2006
Del libro inédito "Diario Apócrifo de Ulises"
 

SI TUVIERA

 
 
 
"Un puro conocer te dió la vida"
Luis Cernuda
 
"así te amo porque no sé amar de otra manera"
Pablo Neruda (Soneto XVII)
 
 
SI TUVIERA
 
 
Si tuviera que pensar por qué amo
sin saberlo o a sabiendas
sin tregua para encender tu pecho

si tuviera que arrebatar esta llama
estallar sobre la humedad callada
sobre tus ojos y mástiles abiertos
de par de par

si tuviera que amar la tierra como

el caldo caliente de una patria
o los álamos que sudan blancas gotas
de saliva
 

si tuviera que amar como tú me amas
multiplicando músculos y peces
pan y disparos de harina

si tuviera que descolgar la desnudez
tenderla sobre tu cuerpo como se tumban
las nubes en la cumbre de la sierra

es que no sé amar de otra manera.

 
 


SED

 
"Tengo sed",
me oíste decir
con el aliento apenas.
Luis Eduardo Aute
 
 
 
 
 
 
Todavía tengo sed de ti.
Es una asunción distinta.
No sabe de ciudades.
Es capaz de amarte
en la cumbre de una silla.
Las olas te beben aunque
no conozcas el mar.
Todavía tengo el tango
que escribiste en mi boca
y entre tus muslos no hay
nada más bello que vos.
Todavía tengo sed de ti.
 
 
 

 

SON COMO NIÑOS

 
 
 


Dos niños. Comunidad indígena. Pastaza. Ecuador
Mayo 2005

 

 

 

 

Son como niños.
Decía la rama
con su boca quebradiza.
Son como niños
los ojos del viento.
Y el viento,
acostumbrado
a su gramática,
sonreía.
Son como niños.
Dices, rama.
Pero no mis ojos.
Sino las hojas
de tu árbol.

 

  Del libro "Nere Ekialdean"

 ….. …..

 

Y de paso, la canción más hermosa: Chiloé

MI ROCA

 
 
 
 
Mi roca es salvaje, apretada y gris
como los sueños de Isla Negra.
Dura y fría, silencio de sal.
El golpe camina dentro
de ojos, médula y parietal.
 
Mi roca es una tenaza sin dios.
Alambre y sudario del destino
en la fragua del temporal.
Rígida, de mirada penetrante
como una boca en espiral.
 
Mi roca es un pescador inerte
que atrapa el rumbo del viento
en sus cortantes redes.
Humo violento y desatado
en una hoguera espumosa.
Grito verde y dilatado.
Puño ferreo de las olas.
 
Mi roca, sin embargo, no es
un veloz aguacero de piedra
sino el hombre crudo, vestido 
en su vorágine de algas,
soñando con alientos húmedos
en tan ancho y violento mar.
 
 
 
 
 
El original data de mediados de julio de 1999. Esta tarde lo recompuse, después de leer unos cuantos versos de Antonio Gamoneda, y a la vista de múltiples recuerdos y visiones salvajes de la costa cantábrica. Eso sí: la mención de Isla Negra permanece desde aquel entonces, cuando solo estaba en mi imaginación. Quién imaginaría que seis años después, viviría esas emociones en directo. Algunas expresiones he cambiado, pero en lo fundamental, el lirismo y la fuerza inherente a los versos permanece intacta.
 
Este poema tiene mucho de reivindicación del carácter. Una fiel muestra de cómo podemos mostrarnos exteriormente y cómo somos realmente por dentro. Qué escondemos. En su primera versión, tenía mayor musicalidad e ingenuidad, pero convenía una revisión más profunda. Y por ejemplo, donde ahora es:
 
Mi roca es una tenaza sin dios.
Alambre y sudario del destino
 
Antes fue:
 
Mi roca es una tenaza sin dios tenaz
atenazadora del destino.
 
También, puede que el "veloz aguacero de piedra" desentone algo con el registro rítmico, per quise poner un adjetivo en contra de la dureza general. Así como un enfrentamiento verbal con la "galerna" tan típica de nuestras costas. Y qué mejor que un aguacero. Y seguramente, quien haya vivido en Mondragón o sepa de cómo es San Sebastián, el Peine de los Vientos u otros lugares accesibles y limpios, podrá darse cuenta de la fuerza que se quiere transmitir tomando elementos de la franja costera.
 
El mar Cantábrico, aquí, sin bañistas, es como un galeón azulado. Nadie lo gobierna. Y aunque aparentemente es duro, áspero, con sus rocas, quejidos y naufragios, también tiene una parte interna y noble escondida tras las algas.
 
 
 

APUNTES DE CHILE II

 
Isla Negra. Chile.

III

Te nombro

aunque no sé quién eres
en qué estero has nacido
en qué península has copulado
en qué estrella te has regresado
en qué odisea nos hemos situado
 
te nombro
y me estrello contra tu regreso
contra tu odisea
contra tu nacimiento
contra tu cópula
 
te nombro
mar
y me entrego
 
 
 

 
IV
  
El verbo me persiguió
hasta encontrarme
vulnerable
mundano
 
me persiguió
hasta las campanas
hasta donde el sombrero
oculta la sombra que nos atenaza
 
y yo seguí
dándole lo que quería
más y más predicados
hasta encontrarte
vulnerable
mundana
y desnuda
 
 
 
Escrito hacia el 19 de diciembre de 2005,

sentado en Isla Negra.
 
 
….. ….. ….. …..
 
 
Dejo más poemas escritos en tierras chilenas. El mar tiene una presencia determinante en mis sentimientos. Algo de libertad. Otro tanto de deseo. Con estos dos poemas sí hago una pausa.
 
La canción es "A la mar fui por naranjas", interpretada por Pedro Villagra, artista nacido en Chile, y componente en su momento, de Inti Illamini. Está en su cd "Otredad" y lo compramos a partir de un concierto reducido que dió en el Café Libro de Quito, a mediados de 2005.
 
 
 
 

ESTOY

 

 

 

Estoy bien porque
hay que sobrevivir
 
estoy mal porque
soy un hombre
 
estoy bien porque
hay que pisar fuerte
 
estoy mal porque
te pisan con garras
 
estoy bien porque
amo
 
estoy mal porque
soy breve
 
estoy bien porque
me alargo
 
estoy mal porque
me adelgazo
 
estoy bien porque
creo
 
estoy mal porque
no creo
 
estoy bien porque
no tengo pasaporte
 
estoy mal porque
los locos
no usan nombre
 
estoy bien porque
los decibelios
acostumbran
a bostezar
 
estoy mal porque
no olvido
tu canción
 
estoy bien porque
el agua
gira
y me divierte
en lo sucedáneo
 
estoy mal porque
el mar
devuelve
los desagravios
 
estoy bien porque
las líneas
se suceden
se crecen
eyaculan
y son más
de dos
unas cuántas
más
 
estoy mal porque
además
de sucederse
se caen
se voltean
se argumentan
y se contradicen
 
estoy bien porque
la vida
es una bombilla
de mate
y una orden
en perpetuo
desalojo
 
estoy mal porque
el viento
dice que las manos
están
en otro lado
 
estoy bien porque
pienso
 
estoy mal porque
maldigo
 
estoy bien porque
bienpienso
 
estoy mal porque
no digo nada
 
estoy bien porque
atravieso
las grietas
las jaulas
tus campos
vírgenes
de totora
 
estoy mal porque
es cierto
es usual
es obvio
es probable
es cínico
es gigante
es inmenso
es elemental
es complejo
es mortal
 
estoy bien porque
discrepo
denuncio
desagrado
vivo
y muero
 
estoy mal porque
sólo
son verbos
 
estoy bien porque
además
son acciones
 
estoy mal porque
no valen
ni un carajo
 
estoy bien porque
acostumbro
a escuchar
los malos olores
a percibir
las pérdidas
a reclamar
cada una de
las letras
 
estoy mal porque
sólo
es una costumbre
una lata
una turbulencia
un remo
una sandalia
 
estoy bien porque
grito
reúno
aparto
yerro
aprieto
alumbro
 
estoy mal porque
agito
separo
desgarro
apago
 
estoy porque
eso
no es todo.