MI ROCA

 
 
 
 
Mi roca es salvaje, apretada y gris
como los sueños de Isla Negra.
Dura y fría, silencio de sal.
El golpe camina dentro
de ojos, médula y parietal.
 
Mi roca es una tenaza sin dios.
Alambre y sudario del destino
en la fragua del temporal.
Rígida, de mirada penetrante
como una boca en espiral.
 
Mi roca es un pescador inerte
que atrapa el rumbo del viento
en sus cortantes redes.
Humo violento y desatado
en una hoguera espumosa.
Grito verde y dilatado.
Puño ferreo de las olas.
 
Mi roca, sin embargo, no es
un veloz aguacero de piedra
sino el hombre crudo, vestido 
en su vorágine de algas,
soñando con alientos húmedos
en tan ancho y violento mar.
 
 
 
 
 
El original data de mediados de julio de 1999. Esta tarde lo recompuse, después de leer unos cuantos versos de Antonio Gamoneda, y a la vista de múltiples recuerdos y visiones salvajes de la costa cantábrica. Eso sí: la mención de Isla Negra permanece desde aquel entonces, cuando solo estaba en mi imaginación. Quién imaginaría que seis años después, viviría esas emociones en directo. Algunas expresiones he cambiado, pero en lo fundamental, el lirismo y la fuerza inherente a los versos permanece intacta.
 
Este poema tiene mucho de reivindicación del carácter. Una fiel muestra de cómo podemos mostrarnos exteriormente y cómo somos realmente por dentro. Qué escondemos. En su primera versión, tenía mayor musicalidad e ingenuidad, pero convenía una revisión más profunda. Y por ejemplo, donde ahora es:
 
Mi roca es una tenaza sin dios.
Alambre y sudario del destino
 
Antes fue:
 
Mi roca es una tenaza sin dios tenaz
atenazadora del destino.
 
También, puede que el "veloz aguacero de piedra" desentone algo con el registro rítmico, per quise poner un adjetivo en contra de la dureza general. Así como un enfrentamiento verbal con la "galerna" tan típica de nuestras costas. Y qué mejor que un aguacero. Y seguramente, quien haya vivido en Mondragón o sepa de cómo es San Sebastián, el Peine de los Vientos u otros lugares accesibles y limpios, podrá darse cuenta de la fuerza que se quiere transmitir tomando elementos de la franja costera.
 
El mar Cantábrico, aquí, sin bañistas, es como un galeón azulado. Nadie lo gobierna. Y aunque aparentemente es duro, áspero, con sus rocas, quejidos y naufragios, también tiene una parte interna y noble escondida tras las algas.
 
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

20 comentarios el “MI ROCA

  1. NO NAME dice:
    Supongo que los que alguna vez visitaron El Peine de los Vientos de Chillida

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    Es un poema precioso, y me gustan los arreglos que le has hecho, parece que queda mejor. ^_^

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    Me pediste algo de un poeta mexicano, claro que has oído hablar de él,

    Me gusta

  4. NO NAME dice:
    El mar Cantabrico!!!

    Me gusta

  5. NO NAME dice:
    Yo tb tengo una roca favorita para mirar mi Cantábrico, está al lado del Cabo Peñas, pero es grande y cabemos todos asi que…

    Me gusta

  6. NO NAME dice:
    Las rocas vestidas de agua salada 

    Me gusta

  7. NO NAME dice:
    Las rocas,  Mar Cantabrico recias como paredes de hierro y

    Me gusta

  8. NO NAME dice:
    Estomado Poeta:

    Me gusta

  9. NO NAME dice:
    …Le hice un poema a aquella roca también… una que vino desde la Laguna Negra a dormirse entre mis manos… Sé que sabes de que hablo…

    Me gusta

  10. NO NAME dice:
    Por cierto, lo olvidaba… ya que hablamos de Cantábrico… dale, publica por aquí "La Desmedida"… ese poema tuyo que nos encantó

    Me gusta

  11. NO NAME dice:
    Hola Aitor ,buenas tardes.Precioso poema ,es interesante tu espacio .Lo descubro ahora al venir a darte las gracias por tu visita,aunque habia leido los comentarios que dejas a nuestra amiga común.

    Me gusta

  12. NO NAME dice:
    Por ahí leí que tenias entrada nueva…y vine..rauda y veloz como ese aguacero…pero de no de piedra ni roca..vine a sentir, porque aqui se siente, todo…la calma…el mar bravio, las palabras sueltas al aire…los recuerdos viajeros…todo se siente…y me vuelvo a quedar lela, leyendo…sintiendo….

    Me gusta

  13. NO NAME dice:
    Para belen jaramillo:

    Me gusta

  14. NO NAME dice:
    Veo que la roca sigue intacta…

    Me gusta

  15. NO NAME dice:
    Hola Aitor,

    Me gusta

  16. NO NAME dice:
    Hola Aitor!!!! paso para hacerte una aclaración, el escrito que hay en mi espacio no es todo de Pablo Neruda, solo la segunda partel la que está escrita en forma de poesía, la parte de arriba es algo que escribí yo, y cuando estaba escribiendo eso, me acrodé de pronto de la poesía de Neruda y, cómo para darle un final, se la agregué abajo (por eso los separé bastante, como para no confundir).

    Me gusta

  17. NO NAME dice:

    El viento procede de allí y mi piel palpa agonía en el aire húmedo y asfixiado que trae consigo. Escucho sus quejas cuando choca aturdido contra las rocas, la fuerza le impulsa hacia ellas, salva el embate, alguna que otra vez, de nada sirve que haya elevado anclas y se apresure para la llegada;  Un trono de espuma y viento le invita a la lucha, hay gritos, ensordecedores, más fuertes que los del tornado azul y él se deshace en sudores estando húmedo de furia, contra la fuerza.  Fuerza que saca de unos besos, también húmedos, que le entregaron con lágrimas en los ojos mientras le decían  adiós en la partida. Hasta pronto, le gritaban los ecos del recuerdo, te espero en esta orilla. Por instantes, esa voz sonaba más fuerte que el huracanado viento que le empujaba a la deriva y sacaba ímpetu y energía de entre los surcos de los susurros.

    Sin embargo, hay un punto, una línea que le atraviesa,  cuando la mar embravecida, el agua brava, con una embestida brutal le engulle con ira sus sueños y se da por vencido, presiente que son sueños que caen como olas al mar, sueños de agua, que se le escapan de entre los dedos, sueños colmados de esperanza que mueren por la agonía y el abatimiento. Se da al abandono, indefenso, sin gobierno. Aún así quiere que sus manos tengan fuerzas para hablar y extiende los brazos a modo de vela abierta a la vida. De poco vale, en su dejadez, un golpe seco aturde su espinazo, el de la existencia y cae en el mismo líquido que se la ha dado, adentrado su cuerpo en un mar de costados anchos y abierto en canal. En el más oscuro y magnánimo abismo.

     

    Para todos aquellos que viven y mueren en el mar y por el mar. También  para todos aquellos que se dejan abatir por las olas ingratas de la vida sin fuerzas para pescar sus sueños. ¡Va por ellos y va por ti!.

     

    Me gusta ser agua para ir sorteando ciertas rocas del camino, incluso las interiores…

     

    Saludos, más.

     

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s