TINTO DE AIRE

 
 
 TINTO DE AIRE

 

El viento acelera y los carrizales se envainan. No muy lejos, modernos gigantes se disputan el sueño de Quijote. La tecnología ha alterado el paisaje. Siempre supe pues, desde que era niño, las varias ocasiones en que ascendimos allá arriba, con las suelas de las zapatillas atorándose en una ascensión sin sendero, con el piso blando y erosionado.
 
El tiempo -lo afirmé hace unas semanas- es una gotera inmensa. Así como el espacio donde uno se muestra, no para ser pasto de admiraciones y reconocimientos, sino para dejar recados de los sentimientos propios y ajenos, a quien interese. No me apetece nada en absoluto sembrar besos, aunque debo hacerme responsable de la presunta imagen que de aquí sale, disparada en la interpretación de quien me lee.
 
Amo leer y observar en el paisaje de los demás. Sus intereses, preocupaciones, ánimos, hijos, incendios y frágiles sonrisas. Más que suficiente para que conectarse a internet constituya un comportamiento con sentido y aprendizaje, no una adicción o entremés para echarse unas risas y un rato divertido.
 
Por otra parte, veré si puedo compartir imágenes que he ido tomando en la fase de "aprendizaje". Amo las tomas generales, desde lejos, como si fueran percibidas como un ojo que desciende, poco a poco, hasta meterse en el significado más profundo de los elementos de un lugar, pueblo, motivo, viña, carrizal o piedra. La fotografía merece la definición de "arte de la instrospección". Me supone una acción que añade un sentido más al primigenio y verbal de la poesía: el visual.
 
 
 
 
Balsa de Alberite, Zaragoza. Agosto 2007
 
 
Se trata de una balsa surgida del manantial a donde mi abuela paterna iba a lavar la ropa. Soy de campo. Mi abuela nunca fue concejala, ni discutiría en Navarra por si la presidencia es de UPN o PSOE, y nunca perdería el tiempo discutiendo sobre a quién corresponde la culpa de los desmanes del sistema de Cercanías en Barcelona. Eso es cosa de los excrementos políticos. Lo mío es más sencillo y menos práctico: escribir.
 
Más estos campos, que dicen de "Borja" por acoger la denominación de origen de los vinos de la misma procedencia, son recorridos por el río Huecha, breve, que desemboca en el Ebro desde su nacimiento en las estribaciones del Moncayo. Básicamente se dedica a recorrer el somontano de la sierra, hasta descender a la ribera en una veintena de kilómetros. Rico en huertas, regadíos, frutales, viñedos y cultivo de cereal.
 


Magallón tinto, Zaragoza. Agosto de 2007

 
Magallón está tumbado sobre un otero. Y cuando regresas, por la tarde, la carretera describe un semicírculo sobre sus lomos, lo que permite sentirlo desde diferentes perspectivas. Parquear el carro en un camino, y buscarse un hueco entre matorrales, sin más trípode que el equilibrio.
 
También hoy me dieron luz verde para cambiar de residencia sin pérdida de estabilidad. Se abre un horizonte más claro. Dejé de lado, durante un año y poco más, la línea de continuidad. A este medio le debo un puñado de almas bellísimas, pero que por las limitaciones de tiempo y necesaria ordenación, no puedo compartir demasiado.
 
 
Espero que, en alguno de mis estancias, pueda coincidir con otros locos de la fotografía, del cuento o del aire libre. Sí, del aire. Como lo ha sido en Zaragoza, o en Valencia.
 
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

8 comentarios el “TINTO DE AIRE

  1. NO NAME dice:
    Ay, cambiar de residencia sin pérdida de estabilidad, Aitor, cuéntame cómo se hace, que me viene haciendo mucha, mucha falta. Gracias por observar cada paisaje, cada incendio y frágil sonrisa, por mostrárnoslos, aportándonos, aportándoles y enriqueciéndoles. Porque aún no hemos hablado de fotografía, pero yo creo que la fotografía es un intercambio de miradas, la que cada paisaje te muestra, la que tú interpretas y le regalas. Por eso, gracias por tu visión de mi misma hace unas horas, por incluirme en tus ventanas al mundo paralelas y por comentar mis pensamientos ensimismados hechos palabras. Hasta luego! La despistada transparente.   

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    El prisma con el que miras la vida es sorprendente Aitor ,

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    Fijate que yo nunca fuí muy besucona y sin embargo con el tiempo he aprendido a sembrar besos cual amapolas se tratara y esparcirlos alla por donde pasan mis pies y cuando no..pues dicese del corazón…

    Me gusta

  4. NO NAME dice:
    Hola; me está gustando la descripción de lo que estás viendo. Lo cierto es que me recuerda a Antonio Machado, es decir, que estás interiorizando el paisaje y lo combinas con tu experiencia, con el pasado.  

    Me gusta

  5. NO NAME dice:
    Pasar por aquí es siempre transportarse a otras ciudades y mundos.

    Me gusta

  6. NO NAME dice:
    Yo soy una de esas locas de la fotografía, de los cuentos (y del cuento, en determinadas ocasiones je,je) de las palabras, del aire libre, de todas y cada una de las artes y ando buscando y requete buscando continuamente cosas que me hagan sentir, no bien o mal , sólo sentir…que es lo más maravilloso de la vida. SENTIR, SENTIRTE VIVA!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s