VIVE, RECUERDA, SUEÑA


Antonio Bermejo. 12 años después.

 

  VIVE, RECUERDA, SUEÑA

 

Vive, vive
un momento
que sea largo y lejano
 
recuerda, recuerda
pero no te mueras al pensar
los viejos recuerdos que se han ido
 
sueña, sueña
el sabor de una tierra
que esconde su más inmenso tesoro
 
vive, recuerda, sueña
que tu alma no se extinguirá nunca.
 
…….
 
Escrito en otoño de 1992.

Recobro este poema escrito en otoño de 1992, en una carta dirigida a mi abuelo Antonio. Asimismo posteado en el blog hace un tiempo. Por muchos motivos de índole personal, poética y que, con mucho, trasciende a lo meramente imaginario. No se me ocurre otra manera que pensar en la vida que enfrentándonos al antónimo de la misma, de una forma serena y tranquila. Solo así la vida se erige como el más bello de los monumentos. Más de quince años después, el poema vuelve a cobrar vida y convertirse en un ser con alma propia. Vivir, recordar y soñar va mucho más allá de la concepción religiosa, moral, ética o cultural de la vida. Las desapariciones físicas ocurridas muchos años atrás son capaces de despertar la lógica tristeza pero también el dulce sentimiento de saber que un puñado de argamasa anatómica dieron a luz a tu madre y después a nosotros mismos. Y cómo no, cuándo nos preguntan si hay que echarle un par de huevos a ciertos acontecimientos, la respuesta es tajantemente afirmativa: es cuestión de mentalización. Aunque por morbo o curiosidad, es posible estar siempre mentalizado, cuando el proceso viene de lo más hondo del corazón, la experiencia se transforma en algo bello, desprovisto de la lógica del mundo donde a día de hoy, nos vemos, donde los que ya no existen parece que no importan.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

6 comentarios el “VIVE, RECUERDA, SUEÑA

  1. NO NAME dice:
    mmm, pues las palabras que leo en el poema combinan totalmente bien con

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    Es que la vida esta basada no solamente en el diario caminar, sino presisamente en los recuerdos y en los sueños, los primeros reflejan pasadas experiencias, los segundos, futuras expectativas.

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    yo no entiendo a la muerte para no temerle; a veces, Aitor, olvido la muerte y a los muertos, pero tu poema me redargulle y me hace ver mi error, me he hecho eterno es lo cognitivo: soñar, pensar… que abstracto es lo eterno y que tierna la eternidad que propones en tus versos. estos días han sido duros, al final parece estar la muerte y el olvido, a veces alivio, a veces solo olvido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s