DESAPARECEN TRES CASTILLOS DE LA PROVINCIA DE BURGOS

 
Por razones de que constituye un recurso de información e investigación en mi área profesional, leo casi a diario las noticias que publican en www.periodistadigital.com, esencialmente en los canales de Inmigración, Cultura o Periodismo. El caso es que hoy me he encontrado con esta noticia. Me parece más que reseñable, por cuanto los castillos forman parte de mi cultura más personal e íntima. Es la razón principal de los viajes que hago por la península.
 

Desaparecen tres castillos en la provincia de Burgos

 

Un equipo de la Universidad cuando fue a fotografiar estos castillos para un estudio descubrió que no quedaba nada de ellos, ¡habían desaparecido! Tres castillos de la provincia de Burgos incluidos como Bienes de Interés Cultural (La mas alta figura de protección despues de monumento nacional) desde 1949 han desaparecido y ya no existen.

Lo llamativo del caso es que nadie se diera cuenta del hecho de que ese castillo que estaba ahí ahora no está.

Tres castillos de la provincia de Burgos incluidos como Bienes de Interés Cultural desde 1949 han desaparecido y ya no existen, según ha podido comprobar un equipo de la Universidad burgalesa que ha realizado un estudio sobre los nuevos lenguajes audiovisuales en los Bienes de Interés Cultural.

El estudio ha sido dirigido por el doctor Miguel Moreno Gallo y ha supuesto comprobar cómo han sido desmontados piedra a piedra la Torre de Zuñeda, el castillo de Tobar y la Torre Palacio de Andino. Miguel Moreno ha explicado que cuando fueron a fotografiar estos castillos comprobaron que ya no existían y que habían sido desmontados piedra a piedra, según les habían relatado los vecinos.

Existen además otros casos en los que quedan muy pocos restos y en un estado muy deteriorado de fortificaciones, como es el caso del castillo de Valdezate. Aunque no hay una fecha exacta de su desaparición estos expertos, por los datos de que disponen, estiman que en algunos casos fueron desmontados y desaparecieron entre hace 15 y 20 años y en otro caso hace unos treinta años.

El director general de Patrimonio de la Junta, Enrique Saiz ha explicado que le cuesta creer que hayan desaparecido y ha precisado que leerá con detenimiento el informe de estos expertos de la Universidad de Burgos. Ha agregado que se estudiará si ha habido una dejación de funciones por alguno de los gobiernos anteriores y si ha habido algún delito.

Saiz ha precisado también que la desaparición, de confirmarse, ha tenido que ser con una voladura o con un robo de piedras o con unas ruinas sepultadas. Enrique Saiz ha señalado que un castillo no desaparece de la noche a la mañana y ha concretado que si lo que ha habido es un acto de expolio "obraremos en consecuencia".

El director general de Patrimonio ha resaltado que "a lo largo de la historia han desaparecido decenas de castillos en todo el territorio de Castilla y León y de España, ya que a lo largo de muchos siglos el abandono del uso y poblacional de estas piezas fortificadas y la falta de conciencia social sobre la conservación del patrimonio, hacía que estas piezas fortificadas fueran abandonadas a su suerte y utilizadas como canteras".

Resultados. Efectos colaterales de la felicidad.

 
 
 
Mientras un deseo no se satisface, una fuerza poderosa vibra en el sujeto,
pero apenas se consiguió lo que se quería, este poder se extingue y sobreviene el vacío…"
John Baines
 
 
Tedio como sinónimo de vacío. La búsqueda inmediata de la felicidad nos conduce a crear vacíos junto a la satisfacción fugaz del deseo. Aquí recojo las bellas y copiosas opiniones de la semana pasada. El cielo es una cuna de estrellas individuales en su esencia pero comunitarias en su esfuerzo de brillar.
 
 
Los sueños son quizás uno de los mejores alimentos que tenemos
 
Tu me manques parfois. Tu sais
Belen Jaramillo
 
¿Desde cuando un aburrido es feliz? El ocio es bueno;
no lo es no saber qué hacer con él
Amparo
 
El problema no es ser feliz, sino más bien,
no estar educados para afrontar esa felicidad
 
No les llamaría causas….les llamaría situaciones detonadoras
 
El ser humano es bueno por naturaleza y si actua con agresividad
es porque en ese momento está dominado por miedos e inseguridades.
 
Preferiría ser un gato, de veras
 
Vivir en el "primer mundo" nos impone unas obligaciones
en decrimento de nuestra calidad de vida
Jimena
 
Haz una pajarita
con la belleza.
En la papiroflexia
de tus manos
está la vida
 
Sagrario Manrique
 
Se trata de la intolerancia a la frustración y el miedo
en una sociedad mal educada en valores que busca lo externo
y huye de lo interno, que ridiculiza las emociones puras
y ensalza el valor de lo macabro
Elena
 

MARCOS ANA. EL NERVIO ANÓNIMO

 
 
 
 
 


Marcos Ana, por Luis Sevillano.

MARCOS ANA
El nervio anónimo

 
Marcos Ana es poeta. Supera la ochentena. Vive retirado de la vida grandilocuente y cínica de este país. Según las reglas del juego, es mucho menos importante que  Ana Obregón, Mariano Rajoy, Jesulín de Ubrique, Ana Rosa Quintana, David Bisbal, Paris Hilton o Yolanda Berrocal. A decir verdad, parece que no es nadie. Porque no aparece en los medios de comunicación, ni acude a egregios actos sociales ni se da la mano con cualquier dirigente de partido político que se precie cuando inauguran un monumento. No es mediático. No es cínico. No es jodidamente gilipollas. No es rico. No tiene poder. Pero es un hombre íntegro y digno. Eso es más que suficiente para ser un gran hombre. Pero hay más: la guerra le llevó a la miseria de la carcel durante varias décadas. Sobrevivió a lo largo de tortuosos años de tortura, soledad y desagravio con la libertad. Eso es lo que debería importar. Lo demás, es decir, los resultados electorales o que me vayan a restar de las retenciones del IRPF unos 400 euros, veréis: me la suda. Al poder no le interesa la integridad más que para lo que convenga a sus propios intereses. Pero ahí mira, un ser humano cualquiera, al que sí, Pedro Almodovar se ha fijado en él para una de sus próximas películas.
 
Cuando publicaron el reportaje sobre tal cuestión, en el diario El País, lo copié integramente, de mi puño y letra, en el diario. Así, cuando esté en cualquier lado, con mis amigos, con los que quiero, lo abriremos y les comentaré: che, los problemas de Quito, o Santiago, o La Paz, pues son similares a los de cualquier parte, sobre todo en lo que respecta a la hipocresía. Claro que pensar así tiene un precio: limita tus posibilidades de éxito profesional. No interesas. Bueno, eso es para quienes la felicidad pasa por esa guillotina. Pues la mía no.
 
A lo que iba. Marcos Ana escribió unas memorias. Aquí transcribo la literalidad del artículo, citando la fuente para no meterme en problemas de propiedad intelectual, no sea que la Sociedad esa de autores me haga pagar por darles publicidad a bombo y platillo por un blog cualquiera. Aquí no publico sandeces. Solo amores: y cuando leí y conocí la historia de este tipo, la verdad: no solo me asombré, amé su vida y categoría. Su categoría es la poesía.
 
Aitor Arjol, a 25 de febrero de 2008
 
…. ….
  

Almodóvar rodará la vida de Marcos Ana

El director manchego adquiere los derechos de la biografía del poeta comunista

Hace algo más de cuatro meses, el domingo 30 de septiembre, Pedro Almodóvar se enamoró de una historia. Fue un fogonazo que le asaltó al leer las páginas de este periódico. Aparecía publicado en el suplemento Domingo un avance de las memorias de Marcos Ana, poeta que se convirtió en voz de los presos de la era franquista. Relataba su salida de prisión tras 23 años entre rejas: la luz cegadora, los mareos al circular en coche, el incómodo reencuentro con la libertad y el vértigo ante su primera experiencia amorosa, a los 41 años. Ese hombre temeroso que nunca había estado con una mujer, sus titubeos, esa prostituta que se enternece con su historia y no quiere cobrarle, ese paseo de madrugada por la Gran Vía y esa noche inolvidable se convirtieron rápidamente en celuloide en la cabeza del cineasta manchego. Al día siguiente, el mismo lunes por la mañana, Almodóvar pedía que le enviaran el libro. A los cuatro días decidía que quería conocer a Ana y hacer la película. La semana pasada cerró el acuerdo para hacerse con los derechos.

Subiendo las escaleras camino de su piso, Marcos Ana se queja de la rodilla, pero sube como un tiro: "No tengo tiempo para estar enfermo, por eso estoy así a los 88 años", dice. Desde luego, aparenta 65. Una foto del Che Guevara preside su librería. Con un puñado de cuadernos de poemas entre las manos, cuenta que su relación con el director manchego puede ser el inicio de una gran amistad, "como en el final de Casablanca". Ana -nacido Fernando Macarro Castillo, adoptó los nombres de su padre y su madre para firmar- ingresó en prisión a los 19 años y sobrevivió a abominables torturas y a dos condenas de muerte. En el año 1954, encerrado en una celda de castigo, empezó a escribir poemas apoyándose del revés del plato que le daban para comer. A la luz de un minúsculo candil, hecho con un tintero, alcohol y mecha, compuso versos que pronto trascendieron los muros de prisión y empezaron a ser publicados por comités de solidaridad en el exilio. Los compañeros presos que salían en libertad los memorizaban para poder dictarlos a su salida. Se convirtió así en una voz intramuros de la España perseguida.

Escribir sus memorias era una de sus asignaturas pendientes. Ya en una madrugada de 1963, apenas dos años después de salir de prisión, su amigo Pablo Neruda le abroncó tras una larga noche en que Ana le contó su vida: "¡Somos unos insensatos, las palabras se las lleva el viento, si hubiéramos tenido un magnetofón ya tenías escrito el libro!", exclamó el poeta chileno. Ana, humilde hasta decir basta, nunca osó negociar la publicación de sus poemas: "La poesía era un arma más para luchar por las libertades, no sé si mis versos son buenos o malos, sólo sé que fueron necesarios", dice con la lucidez de un hombre que sigue viviendo a contrarreloj, ganándole tiempo al tiempo, intentando recortar el efecto de 23 años entre rejas. Hace tres años, las presiones de sus amigos le llevaron a ponerse a escribir por fin sus memorias, Decidme cómo es un árbol (Editorial Umbriel-Tabla Rasa), el material en el que se basará Almodóvar, que hará dos películas antes de ésta (en mayo empieza a rodar Los abrazos rotos).

Gran amigo de Rafael Alberti, Ana es un comunista convencido: "Lo único que puede compensarme a mí es el triunfo de mis ideales", dice con voz cadenciosa, profundo. "Solidaridad es hoy la palabra más hermosa y más necesaria. Este mundo es muy injusto y eso tiene que explotar. Muchos jóvenes saben que otro mundo es posible".

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Almodovar/rodara/vida/Marcos/Ana/elpepicul/20080217elpepicul_3/Tes

…. …..

VOY SOÑANDO

Soñar, siempre soñar,
con banderas y besos;
la libertad y el aire
soplando en mi cabello.
Campo y aire sin fin
—oh, luz—, sin otro cerco
que el amor de unos brazos
enlazando mi cuello.
Soñar, siempre soñar,
con los ojos sin sueño,
que soy un hombre vivo…
siendo tan sólo un preso.
Hay árboles y un río
fijos en mi recuerdo;
una infancia salvaje,
un dulce amor ingenuo,
y dos nombres grabados
en el chopo más viejo.
El cielo aquella tarde
era como un espejo.
El choperal tendía,
para el amor, senderos.
Todo era luz. La gloria
de mayo iba en mi pecho…
… … … … … … …
Un vilano de plata
se enredó en sus cabellos;
acudí tembloroso
y con mis dedos trémulos…
Sus ojos me invadieron
de aroma y de sol.
El viento,
inmóvil, nos miraba:
fue aquél mi primer beso.
Soñar, siempre soñar,
que vuelvo a todo aquello,
lo que dejé y ya nunca
lo encontraré al regreso.

http://www.juanaperez.net/marcosana.htm

Efectos colaterales de la felicidad. Firmas. XL Semanal. Carmen Posadas

 
 
Efectos colaterales de la felicidad
 
Hace unos años, mientras escribía El buen sirviente, dediqué mucho tiempo a leer sobre el tema del mal. ¿Qué hace que, a diferencia de los animales, los seres humanos hagamos daño a otros sin mediar un ataque previo o una necesidad? ¿Por qué somos como somos? ¿Cómo es posible que uno de los pueblos más cultos del mundo, cuna de grandes filósofos, amante de Mozart y heredero Goethe, cayera en la locura colectiva del nazismo? Tuve ocasión de leer muchas teorías al respecto, pero la que más me impresionó fue una de Schopenhauer. Él dice que el ser humano hace el mal, primero, por instinto de supervivencia y eso, si no justifica, al menos explica muchas actuaciones reprobables. Ahí se encuadrarían, por ejemplo, el egoísmo, la envidia, la mentira, la insidia, el robo en todas su facetas, etcétera. Hasta aquí la teoría es fácil de entender, e incluso todos podemos vernos reflejados en ella si tenemos un mínimo de sentido autocrítico.

Pero lo que más me impresionó fue esta segunda parte de su reflexión: dice Schopenhauer que, una vez resuelto el problema de la supervivencia o subsistencia, el hombre hace el mal por tedio. El tedio es, por ejemplo, lo que hace que busquemos nuevos alicientes, como el sexo (no como amor sino como gimnasia), la droga o robar en el supermercado, «porque tiene morbo». Pero el tedio es responsable, además, de acciones infinitamente más terribles. La gente se sorprende, por ejemplo, al ver cómo una sociedad tan avanzada como la nuestra, tan llena de posibilidades y tan culta puede ser tan cruel. Todos nos quedamos horrorizados hace unos años con la historia de aquellos muchachos de familia acomodada que quemaron a una mendiga en un cajero automático. O con las muy frecuentes noticias de niños de apenas diez años que graban palizas en sus móviles para pasar el rato. O con esa otra de violadores cada vez más jóvenes que matan y mutilan a sus víctimas. «La sociedad está enferma», decimos, y le echamos la culpa a la tele o a los colegios o a los padres que no son capaces de educar con disciplina.

Y todo esto es verdad, y habrá que poner atención a ello, pero a mi modo de ver también habría que poner atención al fenómeno del tedio. En esta sociedad nuestra, caprichosa y algo infantil, todo el mundo tiene horror al aburrimiento e intenta llenar su vida con todo tipo de cosas absurdas. El que no se machaca los meniscos en el gimnasio hasta hacerse vigoréxico se pasa días enteros en Internet o le da por emborracharse con calimocho hasta quedar inconsciente. Es como si todos nos hubiéramos convertido en yonquis de sensaciones fuertes y necesitáramos experimentar cosas cada vez más enrevesadas para neutralizar al temible monstruo del tedio.

Y para ello también hay que estar con la cabeza continuamente ocupada; si no es con la tele, con la radio, y si no, con el móvil o con el MP3. Porque otro de los efectos del tedio es que se buscan siempre ruidos que aturdan, que le eviten a uno pensar o estar a solas consigo mismo. Y es que lo paradójico, y a la vez terrible, es que el tedio no es otra cosa que un perverso efecto colateral de una vida feliz.

Los que están luchando por dar de comer a sus hijos o por sobrevivir en una guerra o cruzando el mar en patera pueden tener muchos problemas, pero desde luego no el del aburrimiento. Todo en este mundo tiene un precio y ése es el que pagamos nosotros, ciudadanos del Primer Mundo, que tanto tenemos y que tan poco valoramos. Porque otra de las cosas que hemos perdido por el camino es el deseo, el anhelo. Antes, un niño pasaba años soñando con una bici o un Scalextric y, cuando por fin los conseguía, aquél se convertía en uno de los momentos más memorables de su vida. Ahora, la satisfacción de los deseos es inmediata y a un deseo no lo sigue una satisfacción, sino un nuevo deseo. Yo ignoro cómo se frena esta espiral absurda, pero pienso que conocer su origen es, al menos, un primer paso para ponerle remedio a la gran paradoja de nuestra ‘sociedad feliz’, esa a la que según nos sermonean todos los tontos librillos de autoayuda, debemos aspirar.

 
Carmen Posadas

….. …..

  El tedio también es una prueba del sometimiento de nuestra voluntad a los imperativos que nos toca vivir. Estamos tan cansados de luchar por la satisfacción de unas mínimas condiciones de vida, que el tiempo que nos queda nos deja exhaustos para cualquier tipo de actividades, en beneficio del alma, que conlleven imaginación. El propio mundo se encarga de dejarnos lejos de las caracolas, las pinzas, la arena o las hojas de los árboles; en fín, de cualquier elemento que propicie los sueños.

APUNTES

 

 

El agua
no corre sola.
Viene y va
formando olas

Escrito en
algún mes de 1995

 

  
1. EL PÁJARO DE AMÉRICA
 
 
Se trata de la página de Julio Cejas, poeta argentino o "pájaro de américa". Me los mandó una compañera poeta que habita en Chiloé (Sur de Chile), que deja canciones de Jorge Drexler o Silvio Rodriguez en su espacio.
 
Cada noche
me cuesta una estrella.
 
Pobre de aquel
que no ha tenido tibio el pensamiento
y ni un instante para la rosa.
 
Julio Cejas
 
2. EL VERBO MÁS BELLO
 
Quiero que me digas amor
Que no todo fue naufragar
por haber creido que amar
era el verbo más bello.
Dímelo me va la vida en ello
 
Luis Eduardo Aute
 
3. LA SOLIDARIDAD
 
Todavía, hoy y siempre, debemos cultivar la forma de solidaridad permanente, necesaria, de lo pequeño, que se reproduce, que puede acabar haciendo germinar lo grande. Con muchas pequeñas «ollas comunes» se puede llegar a hacer una gran mesa socializada
 
Pedro Casaldaliga
 
4. LAS PALABRAS DEL AIRE
 
"Prefiero escribir después de vivir"
 
5. LA ESPERA
 
La pasión no sabe esperar; lo trágico de la vida de los hombres estriba frecuentemente en no saber esperar.
 
Nietzsche