MARCOS ANA. EL NERVIO ANÓNIMO

 
 
 
 
 


Marcos Ana, por Luis Sevillano.

MARCOS ANA
El nervio anónimo

 
Marcos Ana es poeta. Supera la ochentena. Vive retirado de la vida grandilocuente y cínica de este país. Según las reglas del juego, es mucho menos importante que  Ana Obregón, Mariano Rajoy, Jesulín de Ubrique, Ana Rosa Quintana, David Bisbal, Paris Hilton o Yolanda Berrocal. A decir verdad, parece que no es nadie. Porque no aparece en los medios de comunicación, ni acude a egregios actos sociales ni se da la mano con cualquier dirigente de partido político que se precie cuando inauguran un monumento. No es mediático. No es cínico. No es jodidamente gilipollas. No es rico. No tiene poder. Pero es un hombre íntegro y digno. Eso es más que suficiente para ser un gran hombre. Pero hay más: la guerra le llevó a la miseria de la carcel durante varias décadas. Sobrevivió a lo largo de tortuosos años de tortura, soledad y desagravio con la libertad. Eso es lo que debería importar. Lo demás, es decir, los resultados electorales o que me vayan a restar de las retenciones del IRPF unos 400 euros, veréis: me la suda. Al poder no le interesa la integridad más que para lo que convenga a sus propios intereses. Pero ahí mira, un ser humano cualquiera, al que sí, Pedro Almodovar se ha fijado en él para una de sus próximas películas.
 
Cuando publicaron el reportaje sobre tal cuestión, en el diario El País, lo copié integramente, de mi puño y letra, en el diario. Así, cuando esté en cualquier lado, con mis amigos, con los que quiero, lo abriremos y les comentaré: che, los problemas de Quito, o Santiago, o La Paz, pues son similares a los de cualquier parte, sobre todo en lo que respecta a la hipocresía. Claro que pensar así tiene un precio: limita tus posibilidades de éxito profesional. No interesas. Bueno, eso es para quienes la felicidad pasa por esa guillotina. Pues la mía no.
 
A lo que iba. Marcos Ana escribió unas memorias. Aquí transcribo la literalidad del artículo, citando la fuente para no meterme en problemas de propiedad intelectual, no sea que la Sociedad esa de autores me haga pagar por darles publicidad a bombo y platillo por un blog cualquiera. Aquí no publico sandeces. Solo amores: y cuando leí y conocí la historia de este tipo, la verdad: no solo me asombré, amé su vida y categoría. Su categoría es la poesía.
 
Aitor Arjol, a 25 de febrero de 2008
 
…. ….
  

Almodóvar rodará la vida de Marcos Ana

El director manchego adquiere los derechos de la biografía del poeta comunista

Hace algo más de cuatro meses, el domingo 30 de septiembre, Pedro Almodóvar se enamoró de una historia. Fue un fogonazo que le asaltó al leer las páginas de este periódico. Aparecía publicado en el suplemento Domingo un avance de las memorias de Marcos Ana, poeta que se convirtió en voz de los presos de la era franquista. Relataba su salida de prisión tras 23 años entre rejas: la luz cegadora, los mareos al circular en coche, el incómodo reencuentro con la libertad y el vértigo ante su primera experiencia amorosa, a los 41 años. Ese hombre temeroso que nunca había estado con una mujer, sus titubeos, esa prostituta que se enternece con su historia y no quiere cobrarle, ese paseo de madrugada por la Gran Vía y esa noche inolvidable se convirtieron rápidamente en celuloide en la cabeza del cineasta manchego. Al día siguiente, el mismo lunes por la mañana, Almodóvar pedía que le enviaran el libro. A los cuatro días decidía que quería conocer a Ana y hacer la película. La semana pasada cerró el acuerdo para hacerse con los derechos.

Subiendo las escaleras camino de su piso, Marcos Ana se queja de la rodilla, pero sube como un tiro: "No tengo tiempo para estar enfermo, por eso estoy así a los 88 años", dice. Desde luego, aparenta 65. Una foto del Che Guevara preside su librería. Con un puñado de cuadernos de poemas entre las manos, cuenta que su relación con el director manchego puede ser el inicio de una gran amistad, "como en el final de Casablanca". Ana -nacido Fernando Macarro Castillo, adoptó los nombres de su padre y su madre para firmar- ingresó en prisión a los 19 años y sobrevivió a abominables torturas y a dos condenas de muerte. En el año 1954, encerrado en una celda de castigo, empezó a escribir poemas apoyándose del revés del plato que le daban para comer. A la luz de un minúsculo candil, hecho con un tintero, alcohol y mecha, compuso versos que pronto trascendieron los muros de prisión y empezaron a ser publicados por comités de solidaridad en el exilio. Los compañeros presos que salían en libertad los memorizaban para poder dictarlos a su salida. Se convirtió así en una voz intramuros de la España perseguida.

Escribir sus memorias era una de sus asignaturas pendientes. Ya en una madrugada de 1963, apenas dos años después de salir de prisión, su amigo Pablo Neruda le abroncó tras una larga noche en que Ana le contó su vida: "¡Somos unos insensatos, las palabras se las lleva el viento, si hubiéramos tenido un magnetofón ya tenías escrito el libro!", exclamó el poeta chileno. Ana, humilde hasta decir basta, nunca osó negociar la publicación de sus poemas: "La poesía era un arma más para luchar por las libertades, no sé si mis versos son buenos o malos, sólo sé que fueron necesarios", dice con la lucidez de un hombre que sigue viviendo a contrarreloj, ganándole tiempo al tiempo, intentando recortar el efecto de 23 años entre rejas. Hace tres años, las presiones de sus amigos le llevaron a ponerse a escribir por fin sus memorias, Decidme cómo es un árbol (Editorial Umbriel-Tabla Rasa), el material en el que se basará Almodóvar, que hará dos películas antes de ésta (en mayo empieza a rodar Los abrazos rotos).

Gran amigo de Rafael Alberti, Ana es un comunista convencido: "Lo único que puede compensarme a mí es el triunfo de mis ideales", dice con voz cadenciosa, profundo. "Solidaridad es hoy la palabra más hermosa y más necesaria. Este mundo es muy injusto y eso tiene que explotar. Muchos jóvenes saben que otro mundo es posible".

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Almodovar/rodara/vida/Marcos/Ana/elpepicul/20080217elpepicul_3/Tes

…. …..

VOY SOÑANDO

Soñar, siempre soñar,
con banderas y besos;
la libertad y el aire
soplando en mi cabello.
Campo y aire sin fin
—oh, luz—, sin otro cerco
que el amor de unos brazos
enlazando mi cuello.
Soñar, siempre soñar,
con los ojos sin sueño,
que soy un hombre vivo…
siendo tan sólo un preso.
Hay árboles y un río
fijos en mi recuerdo;
una infancia salvaje,
un dulce amor ingenuo,
y dos nombres grabados
en el chopo más viejo.
El cielo aquella tarde
era como un espejo.
El choperal tendía,
para el amor, senderos.
Todo era luz. La gloria
de mayo iba en mi pecho…
… … … … … … …
Un vilano de plata
se enredó en sus cabellos;
acudí tembloroso
y con mis dedos trémulos…
Sus ojos me invadieron
de aroma y de sol.
El viento,
inmóvil, nos miraba:
fue aquél mi primer beso.
Soñar, siempre soñar,
que vuelvo a todo aquello,
lo que dejé y ya nunca
lo encontraré al regreso.

http://www.juanaperez.net/marcosana.htm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

3 comentarios el “MARCOS ANA. EL NERVIO ANÓNIMO

  1. NO NAME dice:
    Hola Aitor!llegué a esta, tu casa ,porque ví un comentario tuyo en otro sapace y la verdad es que me alegro..ya que por ejmplo gracias a tí he conocido a Marcos Ana y algo de su historia.

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    lo peor de la actitud de los políticos ya no es su hipocresía, de la que muchos somos conscientes, sino que provocan ese desinterés por la política que tanto les favorece; la política como lo que es, como organización de una soiedad, como gobierno, no como la utilizan, como medio de poder y beneficios personales. es una pena que no nos interese la política, porque nuestro desinterés les deja más puertas abiertas a los malos políticos (la mayoría).

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    Hola Aitor, yo tambien lei el reportaje de EL Pais sobre Marcos Ana y me enamoré perdidamente de él.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s