VIENTOS

 
 
 
Peine de los Vientos.
Aitor Arjol

 
Hoy, 8 de abril, en plena época de terremoto primaveral para algunos, escogí este texto, por varias razones:
 
-Menciona las peripecias de mi héroe mitológico por excelencia, Ulises, y descubre el origen real de una de las islas presentes en la Odisea: Malta
-Se refiere a un entorno mágico y tranquilo, en comparación con el mar Cantábrico con el que convivo a diario: el Mediterraneo.
-Además de mar, contiene múltiples tipos de viento, aire o bocanadas; tema que me atrajo por su interés y atractivo.
-Me recuerda, enormemente, a un breve pero hermoso pasaje, de la novela "el paciente inglés", escrita por el poeta y novelista cingalés Michael Ondaatje. El texto en cuestión aparece en los capítulos del principio, y describe algunos de los vientos presentes en África. Lastimosamente ahora mismo no cuento con el mismo, porque lo regalé hace un par de años.
-Está escrito por un excelente narrador, Manuel Vicent, al que tengo estima y aprendo de él en sus enredos en prosa.
 
Espero que, tanto en el texto, como la canción, halléis inquietudes. Ello es producto del querer compartir algunas cosas con las cuáles uno se siente indentificado, aunque, luego, cada quien toma esos elementos para hallar en ellos identificaciones particulares. Echo de menos a algunos visitantes, pero supongo que, el trabajo u otras esclavitudes de la vida de ahí fuera les mantienen momentaneamente lejos, como a mi.

La imagen entra de lleno en el riguroso mundo de los vientos cantábricos: el Peine de los Vientos, en San Sebastián; frecuentes, pues, eran los tiempos entre 1993 y 1998, cuando semejante lugar estaba al alcance de las horas libres que no teníamos clases. Ni Derecho Civil ni Sociología del Derecho. Una ración de Peine de los Vientos era más que suficiente para ganar espacio a la soledad. Incluso recuerdo a uno de mis grandes amigos, de apellido Regueiro, que iba allí a sentarse y leer todo lo que pasaba por sus manos en materia de filosofía o similares.

 
Ahora, ojalá alguno de vosotros, o tenga el libro del Paciente Inglés, y si decide abrir sus páginas, me deje el tenor literal del texto que busco. Me haría enormemente feliz.

Tengo que añadir que, poco después de poner la entrada, una de vuestra compañeras, me dejó finalmente el texto del Paciente Inglés, del que me prendé por su belleza poética.

 
….. …..
 

 

 
VIENTOS,
por Manuel Vicent
Diario El País, 06/04/2008
 
 
 
Sólo hay tres clases de hombres, los vivos, los muertos y los que navegan, pero cualquier navegante del Mediterráneo se volverá loco si trata hoy de encajar con la realidad los nombres de los vientos que rigen en ese mar. Según su origen, el gregal es el viento que viene de Grecia; el siroco, de Siria; el lebeche, de Libia; la tramontana, de tras los montes. El gregal es un noreste y allí no está Grecia; el siroco es un sureste y allí no está Siria; el lebeche es un suroeste y allí no está Libia; la tramontana es un norte y los montes están en todas partes. Existe también el mistral o viento maestro, que proviene del noroeste. En la Provenza hay una región con ese mismo nombre, aunque la Provenza tampoco está en el noroeste.
 
Cuando se dice que el levante sopla del este, de donde se levanta el Sol y el poniente llega del oeste, de donde se pone, sólo es verdad los dos únicos días de equinoccio, porque el Sol va derivando hasta 30 grados al norte o al sur el resto del año. Para resolver este enigma hay que encontrar un punto en el Mediterráneo donde el nombre y la dirección de los vientos encajen.
 
Ese lugar existe y su elección fue producto de un consenso entre pescadores sicilianos, mercaderes genoveses y catalanes, navegantes tunecinos, corsarios y piratas berberiscos, que surcaban esas aguas en el medievo. Por supuesto no se decidió durante las travesías. Cuando se navega no se pueden hacer demasiados cálculos, ya que a los tripulantes sólo les separa de la muerte los cuatro dedos de espesor del casco de la nave. La decisión de someter la veleidad de los vientos a la lógica fue tomada a través de la experiencia de los marineros en las tabernas portuarias en largas conversaciones al calor de un aguardiente.
 
Sólo hay una isla en medio del Mediterráneo donde los nombres de los vientos responden a su dirección. Esa isla es Malta. En La Odisea se la llama Ogigia, el ombligo del mar. Allí permaneció siete años Ulises en brazos de la ninfa Calipso. Pero en literatura el viento es una ficción. Por eso en cualquier latitud donde uno se halle, el gregal llegará de Grecia; el siroco, de Siria; el lebeche, de Libia, siempre que el viento sea una forma de poderosa locura que, unida a la marea del tiempo, al final te lleve a Ítaca.
 

EL PACIENTE INGLÉS


Michael Ondaatje

"En el sur de Marruecos, hay un viento en forma de torbellino, el Aajej contra el que los fellahin se defienden con cuchllos. Otro, es el Áfrico, que a veces ha llegado hasta la ciudad de Roma. El Alm, viento otoñal, procede de Yugoslavia. El Arifi, tambien llamado Aref o Rifi, abrasa con numerosas lenguas. Esos son vientos permanentes que viven en el presente.

Hay otros menos constantes, que cambian de dirección, pueden derribar a un caballo y a su jinete y se orientan en sentido contariro a las agujas del reloj. El Bist Roz azota el Afganistán durante ciento sesenta dias y entierra aldeas enteras. Otro es el caliente y seco Ghibli, procedente de Túnez, que da vueltas y más vueltas y ataca el sistema nervioso. El haboob es una repentina tormenta de polvo procedente del Sudán que se adorna con brillantes cortinas doradas de mil metros de altura y va seguida de lluvia. El Harmattan sopla y después se pierde en el Atlántico. Imbat es una brisa marina del Africa septentrional. Algunos vientos se limitan a suspirar hacia el cielo. Hay tormentas nocturnas de polvo que llegan con el frío. El Masin, bautizado con la palabra árabe que significa "cincuenta" porque sopla durante cincuenta días, es un polvo que se levanta en Egipto de marzo a mayo: la novena plaga de Egipto. El dato procede Gibraltar y va acompañado de fragancias.

Otro es el ……………, viento secreto del desierto, cuyo nombre suprimió un rey después de que su hijo muriera arrastrado por él. El Nahfat es una ráfaga procedente de Arabia. El Mezzarifoullousen, violento y frío; procede del Suroeste; los berebers lo llaman "el que despluma las aves del corral". El Beshabar -"viento negro"- es otro viento sombrío y seco procedente del Noreste, del Cáucaso. El Samiel, "veneno y viento" procede de Turquía y se aprovecha a menudo en las batallas. Tampoco hay que olvidar los otros "vientos envenenados": el Simoom, del noreste de África y el Solano, cuyo polvo arranca pétalos preciosos y causa vahídos.

Otros son vientos locales, vientos que pasan al ras del suelo como una inundación, descascarillan la pintura, derriban postes de teléfono y transportan piedras y cabezas de estatuas. El Harmattan recorre el Sahara con polvo rojo, polvo como fuego, como harina, que entra y se coagula en los cerrojos de los fusiles. Los marineros llamaron a ese viento el "mar de las tinieblas". Brumas de arena roja procedente del Sahara han llegado hasta lugares ta lejanos como Cornwales y Devon y han producido lluvias de lodo tan intensas que se ha confundido con sangre. En 1901 se habló de lluvias de sangre en muchos lugares de Portugal y España.

En el aire hay siempre millones de toneladas de polvo, como también hay millones de metros cúbicos de aire en la Tierra y más seres vivos dentro del suelo (gusanos, escarabajos, criaturas subterráneas) que pastando y viviendo sobre él. Herodoto registra la muerte de diversos ejércitos envueltos en el Simoom a los que no se volvió a ver. "Una nación se enfureció tanto con ese perveso viento que le declaró la guerra y avanzó en perfecto orden de batalla para resultar rápida y completamente sepultada "

Las tormentas de polvo revisten tres formas: el remolino, la columna y la cortina. En el primero desaparece el horizonte. En la segunda te ves rodeado de "djinns danzantes". La tercera, la cortina, "aparece teñida de cobre: la naturaleza parece arder."

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

20 comentarios el “VIENTOS

  1. NO NAME dice:
       A cada uno nos mece un viento que nos hace llegar o alejarnos de nuestra Ítaca. Pero como dice el poema, pidamos que nuestro camino sea largo y que numerosas sean las mañanas de verano (…)

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    Eso de invitarme en mi islote a visitarte para leer tu nueva entrada y encontrame de bruces con una imagen del peine de los vientos me ha sonao a mu mala leche por tu parte, ´se que no lo has hecho con mala intención…pero nombrarme un peine es como nombrar a Gabilondo en presencia de Fedegggggico, en fin….ma dolio…qui lo sepas….

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    Maravillosa  tu invitacion gracias, ahora se algo mas de los vientos, pero nadie sabe en el bosque quien es la elegida!

    Me gusta

  4. NO NAME dice:

    Antes que nada, ¡buen viaje a Lima! 🙂

    ¿Es esto lo que buscas? 

    "En el sur de Marruecos, hay un viento en forma de torbellino, el Aajej contra el que los fellahin se defienden con cuchllos. Otro, es el Áfrico, que a veces ha llegado hasta la ciudad de Roma. El Alm, viento otoñal, procede de Yugoslavia. El Arifi, tambien llamado Aref o Rifi, abrasa con numerosas lenguas. Esos son vientos permanentes que viven en el presente.

    Hay otros menos constantes, que cambian de dirección, pueden derribar a un caballo y a su jinete y se orientan en sentido contariro a las agujas del reloj. El Bist Roz azota el Afganistán durante ciento sesenta dias y entierra aldeas enteras. Otro es el caliente y seco Ghibli, procedente de Túnez, que da vueltas y más vueltas y ataca el sistema nervioso. El haboob es una repentina tormenta de polvo procedente del Sudán que se adorna con brillantes cortinas doradas de mil metros de altura y va seguida de lluvia. El Harmattan sopla y después se pierde en el Atlántico. Imbat es una brisa marina del Africa septentrional. Algunos vientos se limitan a suspirar hacia el cielo. Hay tormentas nocturnas de polvo que llegan con el frío. El Masin, bautizado con la palabra árabe que significa "cincuenta" porque sopla durante cincuenta días, es un polvo que se levanta en Egipto de marzo a mayo: la novena plaga de Egipto. El dato procede Gibraltar y va acompañado de fragancias.

    Otro es el ……………, viento secreto del desierto, cuyo nombre suprimió un rey después de que su hijo muriera arrastrado por él. El Nahfat es una ráfaga procedente de Arabia. El Mezzarifoullousen, violento y frío; procede del Suroeste; los berebers lo llaman "el que despluma las aves del corral". El Beshabar -"viento negro"- es otro viento sombrío y seco procedente del Noreste, del Cáucaso. El Samiel, "veneno y viento" procede de Turquía y se aprovecha a menudo en las batallas. Tampoco hay que olvidar los otros "vientos envenenados": el Simoom, del noreste de África y el Solano, cuyo polvo arranca pétalos preciosos y causa vahídos.

    Otros son vientos locales, vientos que pasan al ras del suelo como una inundación, descascarillan la pintura, derriban postes de teléfono y transportan piedras y cabezas de estatuas. El Harmattan recorre el Sahara con polvo rojo, polvo como fuego, como harina, que entra y se coagula en los cerrojos de los fusiles. Los marineros llamaron a ese viento el "mar de las tinieblas". Brumas de arena roja procedente del Sahara han llegado hasta lugares ta lejanos como Cornwales y Devon y han producido lluvias de lodo tan intensas que se ha confundido con sangre. En 1901 se habló de lluvias de sangre en muchos lugares de Portugal y España.

    En el aire hay siempre millones de toneladas de polvo, como también hay millones de metros cúbicos de aire en la Tierra y más seres vivos dentro del suelo (gusanos, escarabajos, criaturas subterráneas) que pastando y viviendo sobre él. Herodoto registra la muerte de diversos ejércitos envueltos en el Simoom a los que no se volvió a ver. "Una nación se enfureció tanto con ese perveso viento que le declaró la guerra y avanzó en perfecto orden de batalla para resultar rápida y completamente sepultada "

    Las tormentas de polvo revisten tres formas: el remolino, la columna y la cortina. En el primero desaparece el horizonte. En la segunda te ves rodeado de "djinns danzantes". La tercera, la cortina, "aparece teñida de cobre: la naturaleza parece arder."

    Me gusta

  5. NO NAME dice:
    Entro solo un second no tengo para mas , pero si quiero regresar a leerte , siempre que pueda. No es esa la referencia de la canción con una zona geográfica , nada que ver mi proposito. El escrito inicial es como a veces a puños , si puños, tijeras y papeles rotos desde muy antaño ha existido no la crítica constructiva que es con la que se aprende,aunque puestos aprender se aprende de todo bueno y malo.., sino la que destruye y censura unas veces como mi poema o como en su caso el de Neruda , otras de un solo portazo, como en muchos casos simplemente con un arma sea bala, sea el cuarto poder usado para dañar, al final somos hermanos de armas todos los que estamos aquí, porque la palabra, "la poesía es un arma cargada de futuro…" Esa canción en definitiva la puse porque es una de mis canciones favoritas, no siempre va unido una cosa a otra, ni refiere a nada, a veces las cosas mas sin sentido son las mas atractivas hasta conocerlas y entonces dejan de ser mágicas. Esa canción siempre estará y cada vez que la escucho es de estas poesías, canciones o momentos que no te cansas jamás de escuchar…Como ves algo muy simple solo es una cuestión de gusto, si es bellisima como la libertad de escribir y unir consonantes con vocales sin una pistola que nos obligue a callar una voz con comas y puntos e incluso suspensivos donde entra todo un mundo.Gusto de verte por mi espacio Aitor tengo algo pendiente es ver tu tierra, que maravillosa debe ser…Por cierto esta imagen la tengo de fondo de pantalla porque me la pasó un amigo catalán en una foto que hizo pero se veía lejana, ahora está tu imagen de fondo de pantalla, simplemente me parece una maravillosa imagen que me atrae como artista que soy.

    Me gusta

  6. NO NAME dice:
    Aitor, el viaje a Itaca es el viaje de todos ,con ondinas tentando ,con esperanzas de encuentros ,como la lucha cotidiana.

    Me gusta

  7. NO NAME dice:
    Jejee Me encanta! Nunca me habian llamado recurso constitucional jajjaja juasssssssss

    Me gusta

  8. NO NAME dice:
    Hola! ola de mar….

    Me gusta

  9. NO NAME dice:
    Ser de viento que vuela con alas en las losas. Maletas. Lugares incandescentes. Momentos de lluvia.

    Me gusta

  10. NO NAME dice:
    Hola Nelo y cía:

    Me gusta

  11. NO NAME dice:
    Eso del ojo está bien para los que van haciendo divisiones. Quien siente de un golpe con todo al mismo tiempo no puede separarse por trozos. Viento y nubes.

    Me gusta

  12. NO NAME dice:
    Aitor,escribo mi comentario sobre lo que me produce más impacto de las entradas.Leí que tu héroe mitológico preferido era  Ulises y sobre Itaca hice el coment.

    Me gusta

  13. NO NAME dice:
    Ulises y su viaje a Itaca ,ese viaje que todos nosotros emprendemos y andamos de diferente manera, y en el que siempre encontraremos y iremos en pos de nuestros sueños ,el viento ese remolino que enreda nuestros sentidos ,tantos hay como los perfumes de la tierra donde vienen,trayendo historias ,mensajes, palabras ,aqui en el Cantabrico, viento fuerte cuando sopla ,distintos y diversos ,los tres textos me han gustado mucho Aitor .

    Me gusta

  14. NO NAME dice:
    Hola Aitor , hoy si leí tu texto, que curioso me ha resultado, no conocía tantos vientos y eso que tengo un amigo navegante con el que hablamos mucho sobre navegación y he aprendido incluso a leer algunas cartas de navegación con él, pero sobre todo me impresionó la de nombres que puede llevar un barco, en fin ha sido para mi sorpresivo y además he vuelto aprender que ya sabes que me gusta.

    Me gusta

  15. NO NAME dice:
    Ha sido una delicia este viaje, cruzar los mares a lomos de sirocos y mistrales, enredarse en vientos secretos del desierto que giran las arenas y cambiar las direcciones de las rosas mientras el peine de hierro desmadeja las ráfagas en brisas. Que siempre son favorables si se sabe en que puerto se ha de atracar. Un beso con ancla.

    Me gusta

  16. NO NAME dice:

    Ogigia. Calipso. ¿Fue ésta una escala importante en la errática y accidentada travesía de Odiseo/Ulises? De Ogigia y Calipso a Ítaca y… Penélope. A veces, pecando de inocentón, cosa no muy rara en mí, me pregunto si Penélope se acabó olvidando del rostro de Odiseo. Si se entregó a cada uno de sus pretendientes, como diosa lujuriosa de su hogar. Si lo dejó todo y se marchó lejos, herida por el vacío que dejó en su alma la larga ausencia de aquel hombre. Si fue ella la que conspiró con Poseidón para que aquel maldito no regresara, fuera el motivo que fuera. Si… si Penélope seguía estando viva cuando Odiseo por fin (¿por fin?) alcanzó las playas de Ítaca.

    A veces no he podido evitar preguntarme si Odiseo realmente deseaba volver a ‘su’ hogar. Si prefería seguir siendo errante. Aunque, respecto a esto, habría que consultar al amigo Kavafis, que quizás algunos de sus versos me librarían de dudas. Quizás Odiseo no quería ninguna cadena en torno a su cuello, en torno a sus manos, en torno a sus tobillos…

    Muchas gracias, Aitor, por descubrirnos tan hermosos textos. Gracias, en particular, por descubrirme todos esos vientos, que, habitante de tierra interior como soy, desconocía -en particular, los nombrados por Ondaatje-. Precisamente, el e Ondaatje me ha hechizado, tiene un toque de magia, creo que en los nombres de los vientos, en la presentación de sus características. Me quedo con todo su sabor. Del artículo de Vicent, me rindo ante estas palabras: "Cuando se
    navega no se pueden hacer demasiados cálculos, ya que a los tripulantes
    sólo les separa de la muerte los cuatro dedos de espesor del casco de
    la nave. La decisión de someter la veleidad de los vientos a la lógica
    fue tomada a través de la experiencia de los marineros en las tabernas
    portuarias en largas conversaciones al calor de un aguardiente.
    "

    Un abrazo, Aitor. Desde el Laberinto. Asediado por un viento al que los fantasmas de sus prisioneros llaman Soledad, del que dicen que arranca todos los tesoros que un hombre puede albergar en su corazón y lo deja desnudo y enloquecido ante un paisaje devastado. (En ocasiones, trae a otros solitarios.) Cuídate mucho, Ulises.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s