VUELO DESNUDO

 
 

 

 

 

Nuestro amor silencioso
y oscuro nos eleva
a las eternas noches
que separan altísimas
los astros más distantes

Manuel Altolaguirre

 

VUELO DESNUDO

Quiero volar desnudo
a la carne de tu arpa.
Hecho de viento húmedo
y escaleras de ansia
 en tu pezón despierto.
Ser ola de Máncora.
Traerte a mis escaleras
de amor y verdes anclas.
A tientas sobre una flor.
Tus piernas a la deriva.
Atados pecho a pecho
y tus labios adheridos
a mi garganta de sinsonte.

 

 

He estado algunos días en silencio. No por nada en especial. Después de vivir tan hermosos cambios profesionales en las últimas dos semanas, siempre se abre un periodo de lógica y fuerte incertidumbre cuando te enfrentas a algo nuevo. No sé si es casualidad que los periodos de mayor abundancia de sensibilidad se correspondan con el aniversario de nacimiento. Hoy, por ejemplo, tengo hambre. Es un estado manifiesto y patente. Suerte que el apetito carnal no solo se alimenta de tu amante, porque lleva aparejado múltiples factores, entre los cuales encuentras de todo: convivencia, cariño, afinidades, misterio químico, grado de proximidad geográfica. Lo que más amo de la pasión es esa capacidad para dilatar el pensamiento y abrirlo como una sandía madura. Y es también el factor determinante a través del cual me enamoro de una alma femenina semejante: de su pensamiento. Cuando se logran conciliar esas dos atracciones de similar naturaleza, entonces, es como si la tierra, los campos, las espigas, la selva, las pirámides, los mares, las olas y los pájaros barruntaran tormenta.

Y ahí está entonces, mi pájaro predilecto: el sinsonte. El pájaro que mencioné en una de las entradas de meses anteriores. Mi bello pájaro cantado por Silvio Rodriguez, y del que todos vosotros, me habéis hablado. Algunos me contaban cómo cantaba en sus parcelas de las casas de campo, en las colinas de Colombia, o en los canchales de México. Pero también, sobre todo, cómo los sinsontes se comen la fruta de los aguacateros presentes en un jardín de Guatemala.

Me imagino un sinsonte volando bajo la lluvia tropical. Dice la madre de mis sobrinos que el calor y el amor van unidos. Qué tanta verdad hay en ello. Y de esa forma quise unir los sinsontes y los ecos de amor que resuenan en esos versos de Manuel Altolaguirre, poeta al que recuerdo porque aparece en unas viejas imágenes en blanco y negro, en plena Guerra Civil Española, caminando con Pablo Neruda, en el Madrid bombardeado, o creo que también, presente en la vida de Federico García Lorca.

Esta vez no he explicado nada del poema, para no desnaturalizarlo, porque algunos me decís consecuentemente que, le rompo la libre imaginación. Estoy de acuerdo. Pero a medias. También debo añadir cómo me siento, aunque sea en prosa.

Y ayer, por ejemplo, volvió a mi corazón la eterna pregunta del regreso. En este mismo medio coincidí con alguien que ha estado mucho tiempo , como cooperante, en Guatemala; aún no me ha dicho cuánto, pero que lleva tres meses aquí, y a juzgar por su inquietud, me pregunta si se siente apego, o si es normal la desubicación. Cómo no iba a responderla. Si yo estuve igual. Parecía un naufrago. Pero no desesperado. Sino un naufrago consciente de que le habían rescatado de una isla donde parecía sentirse a gusto. Como un Robinson Crusoe que le llevan de vuelta a su patria. Ahora le hallo la metáfora.

Después de todo, el hecho de nacer en un lugar me hace parte indiscutible de él: soy de Bilbao, de Aragón paterno, de Castilla materna, de Galicia adherida.  Ahora bien, hay hechos que, por su trascendencia o el significado contundente en nuestras vidas, les otorgamos la misma  fuerza indiscutible del nacimiento. Es así como también podemos ser de otros lugares.

También este poema, dedicado a Pablo, un amigo de Valladolid que escribe poesía y que se tomará una semana de vacaciones, pero antes nos dejó una propuesta de escribir un "si yo fuera" que empezó como algo condicional, pero que, por suerte, sentí que es verdad:

 

CONDICION EXACTA

Si yo fuera
ESLORA del aire

estaría
agitando la campanas
de la poesía

por suerte
la condición es exacta

 

Me gustó el matiz de esta poesía. Tiene filosofía y brevedad. Como los poemas de José Hierro o los que leo de mi estimado Julio Cejas, otro poeta compañero argentino. Y cómo no, me recuerda a aquellos versos desnudos de Margarita Rojas, la poeta chilena que se anda con el agua en las ramas, que lo último que sé, se regresó de Chiloé. Muchas anécdotas si abro la caja de los recuerdos. 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

20 comentarios el “VUELO DESNUDO

  1. NO NAME dice:
    Vaya entrada llena de contenido, sentimiento, filosofía y belleza. Si no me equivoco, corrigeme si es así, la escultura está ubicada en el Louvre, las tres gracias, siempre me atrajo esta composición.

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    Hace falta globalizar ciertas cosas y se hace imprescindible y hasta necesario acotar otras. La mediocridad de la buena literatura, me dices, y yo perdono tu antitético suspiro porque sé que a veces, el naúfrago bebe hasta de los charcos salados. Globalizemos el amor vasquito, hagamos posible nuestro mundo perfecto ansioso de imperfección. Si yo no fuera mediocre,que mérito tendría tanto amor que recibo; por suerte la condición es tan exacta que es la razón para seguir respirando.

    Me gusta

  3. NO NAME dice:
    No está nada mal, vasquito.  Nada mal.Siempre me hace ilusión cuando te veo con sentido del humor.

    Me gusta

  4. NO NAME dice:
    Arrea! Maese y yo al mismo tiempo?

    Me gusta

  5. NO NAME dice:

    No
    No espero
    No espero perder
    No espero perder el AZAR

    …. ….

    No puedo más.
    Tendré que llamar
    a tus pies desnudos.
    Decirles que tomen
    el auricular
    que les persigue
    a lo largo
    de la arena caliente
    del exilio.
    Mi boca arde
    hasta que no encuentra
    sigilo
    ni providencia
    en la distancia
    que nos atenta.
    Diles a tus pies
    que abran la huella
    en el eco
    del camino.

    …. ….

    Pues el día de trabajo tiene estos resultados, producto de las andanzas y de tomar nota. Al final, Amparo, Paco y demás personas, el fruto de toda esta convivencia es el que antecede. Tendré que recopilar algunas cosas, para no perderme. ¿Globalizar el amor? ¿Pero en número? Como sea en número, no voy a dar a basto con la cantidad de harina que necesito.

    Me gusta

  6. NO NAME dice:
    Tienes razón.  Al final el azar puede ser lo mismo pero más genérico.

    Me gusta

  7. NO NAME dice:
    Feliz verano y vuelo, sinsonte – con son- 😉

    Me gusta

  8. NO NAME dice:
    …vascocastellanogallegoaragonés pero sobre todo hombre del mundo ,así te entiendo ,así te leo……y siempre es un placer hacerlo 

    Me gusta

  9. NO NAME dice:
    Aitor,me haces trabajar,eh¡¡¡¡Pero me gusta conocer palabras nuevas,o en este caso ignoradas.

    Me gusta

  10. NO NAME dice:
    Buaaaaaaaa,te puse un comenta y se borró¡

    Me gusta

  11. NO NAME dice:
    Este último enlace te lleva mejor a la imagen.

    Me gusta

  12. NO NAME dice:

    Siempre que vuelves hay fiesta  en los  corazones
    de mucha gente,  el mío  es uno de  ellos.
    Volar,  volar  despojado de lo que ata de lo que encadena no tienen otro nombre que plenitud. Tu vuelo
    tiene destino, ¡y Claro que llegas Poeta  a la  meta!
    No creo en el azar, todo tiene una razón un propósito.
    Haces soñar, esta noche he soñado…algún día te cuento como es este sueño.

    Me gusta

  13. NO NAME dice:

    Releo tu entrada. Y a mis ojos salta lo siguiente:

    Es como si los pajaros
    barruntaran tormenta.
    Guatemala
    de Federico Garcia Lorca.
    Prosa.
    Metafora.
    Lugares.
    Por suerte, senti que es verdad.

    Perdoname por desordenar tus palabras… 🙂

    Por aqui tambien me encuentro en distintos sitios. Permanentemente desubicada. Nostalgica como un tango. Siendo de todas y ninguna parte. Entre mundos, aguas y horas de vuelo. Madrid-Florencia-Mexico DF-Lieja. A veces me pregunto si he llegado al ultimo eslabon de esa cadena o si agnadire mas guiones y aeropuertos.

    Donde se me queda la piel? Cierro los ojos y pienso en mi despertar gallego neblinoso con el sol de mi ventana de Florencia. La magnanas azules de Madrid en los desayunos del domingo en Mexico. Pienso en el verde valle de mi Norte de Espagna que como un espejismo se me repite en Lieja. Oigo las campanas. Campanas donde? Y la tarde se hace lenta en el aire del verano, cuando miraba las nubes perezosas desde el cesped, desde la arena, desde otros brazos. Y de mi ciudad natal, a mi atardecer en Mexico, al volar de mis pasos que en las madrugadas huelen a pan en Florencia.

    De donde soy? Y hacia donde me hallo?

    Me gusta

  14. NO NAME dice:
    Hola Aitor, gracias por tu comentario… ayer tambien pasé por aquí pero no tenía mucho tiempo, leí por no se donde que hablabas de Silvio Rodriguez y me emocione ya que le adoro desde hace muchos años… Yo tuve que dejar mi espacio por un tiempo ( problemas de salud) pero recuerdo haber compartido contigo el Juego de los relatos, junto con nuestro amigo en común Pablo y todos los demas participamos de una experiencia inolvidable… Espero retomar todo lo perdido y pasarme por aquí mas amenudo.

    Me gusta

  15. NO NAME dice:
    Dos cosas. San Juan de la Cruz escribió más líneas comentando sus poemas que lo que ocupan los poemas mismos y por ello no han sufrido menoscabo. Y no digamos lo que han escrito cientos de críticos después de él. Sigue comentando, porque eres el crítico que más derecho tiene (acaso obligación) de hacerlo. Especialmente cuando se trata de reflexionar sobre el hecho poético.

    Me gusta

  16. NO NAME dice:
    Ehhhhhhhhhhh,que estamos en verano ,no en Enero,o también Juanarius,que era el mes dedicado a Jano en la anitgua Roma.A él se le dedicaban la mañanas (Janus matutinus) y el inicio de los meses (CALENDAS). Este mes le pertenece por ser en el que se inicia la prolongación de los días. De ahí el nombre CALÉNDULA,o margarita,por juzgarse similar la frecuencia de su floración.

    Me gusta

  17. NO NAME dice:
    Si no creyera en la locura
    de la garganta del sinsonte
    si no creyera que en el monte
    se esconde el trino y la pavura.

    Si no creyera en la balanza
    en la razón del equilibrio
    si no creyera en el delirio
    si no creyera en la esperanza.

    Si no creyera en lo que agencio
    si no creyera en mi camino
    si no creyera en mi sonido
    si no creyera en mi silencio.

    Tambíén Silvyo tenía hambre cuando escribió esto. Y otra cosa, tu prosa me gusta tanto como tu poesia. Digo como Antonio, nadie mejor que tu mismo, para comentar sobre tus escritos, o lo que te de la gana.. que para eso lo haces tan bien.

    Me gusta

  18. NO NAME dice:
    Tarea empezada (aunque como a tantas otras cosas es probable que me cueste encontrarle un fin):

    Me gusta

  19. NO NAME dice:
    Felicitaciones por el sitio. Empezaré a frecuentarlo. Te invito a dos míos: jorgelmg.blogspot.com e hiperbaton2008.blogspot.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s