MONCAYO

MONCAYO

Un hálito de luna pálida
se mece en el charco.
Alguna exhausta gota
vino a posarse
sobre tus labios
grises
empapados de plenilunio

tu luna y el cierzo
bailan su particular reflujo,
frío boyante del Moncayo,
envuelto en el calor humano
de la soledad más nuestra,
la tierrra y yo

 

Mi padre nació detrás de las tierras roturadas. En el pueblo del fondo, apiñado en una loma. Magallón. En el somontano de la sierra del Moncayo. Las altas cumbres que se adivinan allá al fondo. La sierra blanca tan cantada por Antonio Machado y Gustavo Adolfo Becquer. En un pueblo por donde el cierzo vaga en los duros y secos días que anteceden al invierno. Días herrumbrosos como algunos. Otros claros y diáfanos como el presente, que dejan ver la serranía en toda su extensión y profundidad interior. Allá dentro, entre casas de luengas chimeneas y gruesos muros, nació mi padre. En una de las calles que bajaba. Un antiguo edificio con arco de medio punto y tan apuntalado como la cojera de un anciano. Pero señorial y añejo. Tierras regadas por el río Huecha, que desciende de la montaña.

Hacía muchos años en que no coincidíamos una cámara, la soledad, el amor y yo. Muchos. Es como un honorable despertar. Como el estallido de la pólvora en una bala de cañón. Algo indescriptible y posiblemente inconfesable, pero que está ahí, dispuesto a acelerar el pulso y los latidos. Muchos años de convivencia con la montaña cana. La que divide Soria de Aragón.

Y es posible que tanto mi padre como sus respectivos padres, ignoraran todo aquello, más atentos al campo que les daba de comer, además de frío, huertas o muretes de caña. Porque no tenían otra cosa que echarse a las manos ni al espíritu, de tanto que el tiempo se reducía a sobrevivir y dar cuerda al reloj vital, que ahora me ha conducido hasta aquí. hasta internarme en un campo de barbecho otoñal, una vez dejado el carro en la cuneta, con el hálito verde esperándome en su interior.

Mi querido y añoso Moncayo, visto desde este lado, parece una lejana caracola, donde su ser vivo hubiera construido un nácar abultado y granítico. Pero más allá de la metáfora, la montaña tiene un pasado inmemorial y mágico. Referencia sagrada de la antigua cultura celtibérica. Y ahora, aquí, dialogante  con los acontecimientos de estos últimos días.

A mi blanca cumbre quisiera hablarle de Maria Tanase, por ejemplo, o de Papini, o de Cabrera Infante, o de los sentimientos extraordinarios que corren por la carne cuando la pasión carnal hace acto de presencia. ¿Quiénes son? Así me preguntaría. Por todos ellos. Por cualesquiera nombres que he dejado en la primera línea. Grandes nombres de la cultura. Unos cercanos y otros lejanos. Unos hambrientos y otros ligeramente dormidos.

El Moncayo me sorprendió este sábado con la cima poblada de un manto blanco infinito. La nieve. Y así se le ama desde el pueblo donde nació mi padre. Relación hombre-raíces-montaña que se remonta a muchos años atrás, en que, por ejemplo, escribí lo que a continuación concluye mi comentario. Poema al que le corroe una dulce sensación de soledad, amor y convivencia. Aparente. Porque bajo él corre la lava de las emociones. Intensa, caliente y sin freno. Las erupciones no sólo existen en los volcanes, sino también en el pensamiento.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

17 comentarios el “MONCAYO

  1. NO NAME dice:
    Claro que las erupciones también pertenecen al sentimiento¡¡

    Me gusta

  2. NO NAME dice:
    El amor por la tierra es para cada uno diferente, despierta sentimientos distintos en el corazón y en el alma. Yo conozco bien el frío del cierzo. Aprovecho para desearte una feliz semana.

    Me gusta

  3. NO NAME dice:

    La poesía y
    la vida es un binomio indisoluble que va dejando huellas imborrables.

    Este poema  da muestra de eso, elementos que conforma el universos
    se conjugan para dar paso a una cosmovisión más paciente de  la vida misma.

    Sentimientos
    distintos que se general de lo heredado de los vivido de lo que se estar por  vivir.

    Emociones
    sin precipitaciones.

    Este poema
    en particular encierra un gran significado humano.

    Además  la descripción de tus experiencias, son para
    celebrar, por que estas viviendo como seguramente te gusta.

    Me alegro
    Poeta. Mis respetos a su obra.

    Me gusta

  4. NO NAME dice:

    El volcán más grande y que más lava genera son los sentimientos humanos, a veces solo dan calor, pero otras muchas veces erosionan, queman y destruyen. Eso demuestra que la naturaleza y el ser humano no pueden vivir aislados, forman parte el uno del otro y se complementan. El Moncayo,  es majestuoso e imperecedero  y es así por todo la humanidad que ha pasado por el, lo ha forjado como un monumento natural, donde hombre y naturaleza a creado un modo de vivir, que aunque evolucione, tiene unas raíces que las ha hecho eternas la sangre de todos los que nacieron y vivieron en torno a el a lo largo de los tiempos.

    Perdona, llevo tiempo queriendo contestar a la pregunta que me hiciste en tu correo, pero he tenido la vida últimamente, algo complicada… Creo que titos son un tipo de legumbre, en mi tierra no es un plato muy típico, espero acertar, ja, ja, ja,.. Prometo mandarte un correo devolviéndote una pregunta sobre algo típico de mi tierra, ya lo pensaré… gracias por estar, besos… Antoñi

    Me gusta

  5. NO NAME dice:
    Ahora, luego de esto…
    Necesito conocer Moncayo (esa es la sensación que nace luego de leerte)

    sărutări

    Me gusta

  6. NO NAME dice:

    Quedaría pequeño que agregue algo.
    Lo has dicho de una forma muy bonita.
    abrazo
    …sOul…

    Me gusta

  7. NO NAME dice:
    Buena conbinacion entre el poema y la prosa ,los dos dan como la tierra frutos llenos de sentimiemtos

    Me gusta

  8. NO NAME dice:
    Sentimientos entrelazados

    Me gusta

  9. NO NAME dice:
    Querido Aitor, sabes que te aprecio muchísimo como persona,

    Me gusta

  10. NO NAME dice:
    Aitor voy ha hacer un comentario algo necio como lo son las comparaciones en general

    Me gusta

  11. NO NAME dice:
    Precioso paisaje..La Sierra blanca del fondo

    Me gusta

  12. NO NAME dice:
    Después del cierzo soplando en la cara,

    Me gusta

  13. NO NAME dice:
    Me gustan los poemas cortos, me gusta la intensidad que llevan sin necesidad de gastar inutilmente palabras…

    Me gusta

  14. NO NAME dice:
    "Hacía muchos años en que no coincidíamos una cámara, la soledad, el amor y yo"……. suena a comienzo de una gran historia…. de esas que no quieres terminar de leer…. de esas, que aunque te llenen, siempre saben a poco…….

    Me gusta

  15. NO NAME dice:
    Semcillamente magistral tu descripción y los sentimientos que afloran ante un pasado-presente que corre por tus venas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s