EL DESEO DE DOMINIO. Miguel Delibes. HAIDUC

El deseo del dominio 

Con el dinero -y, tal vez, incubada en él- hay, a mi entender, otra nota diferenciadora del progreso moderno: el deseo de sobresalir o, lo que viene a ser lo mismo, la ambición de poder. En este punto, la analogía del hombre con las aves es la llamada por los biólogos "jerarquía del picoteo", es patente. La aspiración de todo hombre es elevar su rango, anteponerse, no tanto acrecentando su cultura y sus facultades como amedrentando a su adversario o debilitándolo.

La técnica se convierte así, no ya en una posibilidad de dinero, sino -lo que es más grave- en una posibilidad de dominación. De este modo, mientras entre los hombres se acentúa el espíritu de competencia, en la esfera internacional se plantea una cuestión de hegemonía que no se resuelve, como antaño, fabricando más espadas o más fusiles, sino buscando un arma que, llegado el caso, sea suficiente para arrasar al adversario -y, con él, a la Humanidad entera- en unas décimas de segundo. La cuestión de la supremacia no se establece ya en términos de prevalencia sino de aniquilamiento.

Tal anhelo de dominación se manifiesta en las relaciones de individuo a individuo, de Estado a individuo y de Estado a Estado. ¿Cómo? Me limitaré a señalar tres extremos que son, para mí, por graves, los más representativos:

Primero: Enervando al hombres desde arriba, despojándole del deseo de participar en la organización de la comunidad, dando así paso a unas autocracias que la manifiesta inhibición del hombre favorece.

Segundo: a nivel internacional, procurando la hegemonía a costa de convertir el noble deseo de paz basado en la justicia y la libertad, en un equilibrio del terror.

Y tercero, encauzando la técnica hacia la fabricación de instrumentos que facilitan el allanamiento de la intimidad del hombre, o la esfera privada de las instituciones, con objeto de controlar a unos y otros.

La pegadogía universal consideró resuelto el problema de la infancia, compaginando la instrucción y el deleite, aunándolos en una sola actividad. El juego instructivo o la instrucción amena, hacían posible, armonizándolas, la formación y el entretenimiento de los niños, de manera que éstos "no diesen guerra", no alborotasen. Fue, quizá, nuestro Carlos III quien descubrió, con el célebre motín de Esquilache, que los adultos eran "como niños pequeños que lloran y protestan cuando se les limpia y asea". Desde entonces, mayor preocupación que hacer justicia ha sido para los gobernantes buscar la manera de entretener al pueblo para que no la pida, esto es, para que no alborote, para que "no dé guerra". El "pan y toros" ha tenido a lo largo de las edades de la Historia múltiples versiones.

Pero he aquí que la era supertécnica ha venido a descubrir que también existen juguetes para entretener a los adultos y borrar de sus mentes cualquier idea de participación y responsabilidad. Es más, el ingenio de la técnica moderna descubre "el juguete" por autonomasia, merced al cual el pueblo no sólo no piensa, sino que incluso nos facilita la posibilidad de conducir su pensamiento, de hacerle pensar lo que nosotros queremos que piense. Así el interés por su juguete acaba por enervar en el hombre otros intereses superiores.

  La alienación se produce entonces como fenómeno general y masivo. Mas si esto, hasta cierto punto, es comprensible, no lo es, en cambio, que admitamos que esta inhibición se fomente desde arriba, mediante el control de este juguete, único alimento espiritual de un elevadísimo porcentaje de seres humanos. La difusión de consignas, la eliminación de la crítica, la exposición triunfalista de logros parciales o insignificantes y la misma publicidad subliminal, van moldeando el cerebro de millones de televidentes que, persuadidos de la bondad de un sistema, o simplemente fatigados, pero, en todo caso, incapacitados para pensar por su cuenta, terminan por hacer dejación de sus deberes cívicos, encomendando al Estado-Padre hasta las más pequeñas responsabilidades comunitarias.

En este mismo sentido actua la organización del trabajo a que antes aludía. La rutina laboral genera el gregarismo en los ocios, de forma que todos los hombres se procuran análogas distracciones y unos mismos estímulos, por lo general, no fecundadores, ni liberadores, ni enaltecededores de los valores del espíritu. El hombre, de esta manera, se despersonaliza y las comunidades degeneran en unas masas amorfas, sumisas, fácilmente controlables desde el poder concentrado en unas pocas manos.

Es obvio que no en todo el mundo las circunstancias mencionadas operan con la misma intensidad pero, a mi juicio, sirven como exponentes de los riesgos lamentables que comporta la malintencionada aplicación de la técnica a la política y la sociología.

El mundo que agoniza
Miguel Delibes
1979

….. ….. ….. ……


HAIDUC

En la llanura verde ancha
y cubierta de piñas,
Está Toma Alimos

Pe cimpia verde, -ntinsa
Si de cetine coprinsa
Sade Toma Alimos

Vasile Alecsandri

 

Miguel Delibes escribió esto hace casi treinta años, cuando el mundo estaba configurado de una forma diametralmente distinta. O no tan distinta, pues lo que quise enfatizar es que, desde entonces, el mundo ha cambiado a una velocidad en proporción geométrica, tanto que, si nuestros abuelos levantaran la cabeza, se creerían que al punto que ha avanzado la técnica y el progreso, asimismo existen los extraterrestres, es posible viajar en el tiempo, ha venido un nuevo Mesías, las estrellas son habitables, en la luna se pueden cultivar nabos y se puede ir al sol en motocicleta sin pagar peaje.

Sin embargo, hay algunas verdades, o criterios universalmente aceptados, no en cuanto a la razón que tengan, sino a la evidencia empírica: existen porque nuestros sentidos o la evidencia natural así lo certifican. De siempre es sabido que la aspiración de casi todo ser humano es la consecución de la felicidad basada en el rango, la posición social y la exquisited física. Y parece que no hubiera nada de malo salvo cuando se lleva a cabo a costa de ciertos valores que nos hacen civilizados, primando el egoísmo, la rapiña, la competencia sin escrúpulos y el frotamiento de las gónadas.

El colmo es que precisamente, aquellos poderes fácticos que serían capaces de darle una vuelta de tuerca a todo ese basurero, se alían y hacen cómplices de la misma idea, creando un mecanismo irrisorio, circular, viciado y pusilámine, dando suficientes argumentos para los más pesimistas, que creen que el mundo es una porquería, agoniza y nos merecemos el azote divino. Es, por ejemplo, el caso del manejo de las relaciones internacionales, los procesos de resolución de conflictos,  la clase política, los medios de comunicación o la irrupción de las redes sociales en tan preciado mundo virtual.

Es evidente que darle la espalda al mundo es una cuestión de sufrimiento. que produce turbación y termina aislándote de un entorno donde es más necesario que nunca el fomento de la participación y de la asunción de responsabilidades. El peligro de una sociedad cómoda y acostumbrada a reclamar el cumplimiento de los derechos sociales a un Estado presuntamente paternalista, se acentúa más que nunca en este periodo de crisis que estamos viviendo. Dado que se nos ha educado para ser individualistas, divertidos, consumidores y banales, parece poco probable que, en semejantes condiciones, salga a relucir nuestra capacidad creativa y emprendedora, cuando más que nunca, la búsqueda de mejores oportunidades emocionales, profesionales o personales, pasa por nuestra voluntad.

A la sazón, Epicteto decía que "hay unas cosas que dependen de nosotros y otras que no. De nosotros dependen la opinión, la tendencia, el deseo, la aversión, y, en una palabra, cuantas son obra nuestra. No dependen de nosotros, en cambio, el cuerpo, los bienes adquiridos, la reputación, los cargos, en una palabra, cuantas no son obra nuestra." En consecuencia, "las que dependen de nosotros son por naturaleza libres, sin impedimientos, sin trabas; las que no dependen de nosotros son débiles, serviles, sujetas a impedimentos y nos son ajenas".

Por lo tanto, si deseamos cosas que no dependen de nosotros, es posible que nos perdamos en el camino y seamos esclavos en la consecución de las mismas, sabiendo que, con nuestra muerte, todo honor, cargo o patrimonio se convierten en papel higiénico, con el que el ciclo de la naturaleza se limpia el culo y prosigue su devenir. Tal vez la clave no resida tanto en ejercer de agente de cambio, héroe disimulado, mártir, idealista, poeta del tres al cuarto, suicida o cantautor. Porque eso nos priva de una mirada natural y responsable sobre el medio. Más bien se trataría de recuperar el espíritu y la capacidad de generar acciones a partir de esta premisa estoica: "no pidas que los sucesos ocurran como tú quieres: tómalos gustoso como vienen y encauzarás bien tu vida".

De esa forma, el mundo, tal y como hoy lo entendemos, se vuelve más habitable y, siguiendo a Epícteto, uno puede volverse a sí mismo e indagar qué poderes tiene para servirse de ellos. Poderes del interior. La belleza. "Comienza por las cosas pequeñas". Por la militancia. Por decirle a la vida que "en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos". Ser una suerte de "haiduc" a pequeña escala.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

8 comentarios el “EL DESEO DE DOMINIO. Miguel Delibes. HAIDUC

  1. NO NAME dice:

    Sin lugar a dudas que el dinero es lo más importante para el hombre y la civilización. El dinero produce el consumismo.
    Consumimos demasiados recursos esenciales, como por ejemplo el petróleo. Si utilizáramos más los transportes públicos y no ir cada uno en su coche, contaminaríamos menos el medio ambiente. Pero el ser humano es egoísta… Cuanto más evolucionamos mayor gasto y daño producimos. Ojalá que no sea demasiado tarde.
    La contaminación no sólo perjudica a los animales y plantas sino que también puede ser perjudicial en nosotros mismos.

    Me gusta

  2. NO NAME dice:

    Siempre he dicho que en las cosas pequeñas esta la sabiduria, por eso me gusta redescubrir mi curiosidad por lo infinitesimal.

    Saludos desde el Alma: http://elnegrodemacguffin.blogspot.com/

    Me gusta

  3. NO NAME dice:

    La única militancia que yo he ejercido ha sido la búsqueda de belleza
    una belleza interior que tenga su correlato en la belleza exterior
    El análisis de Delibes es hoy la quinta esencia de la realidad que vivimos
    una realidad que no puede ser superada desde lo público
    sino en un movimiento constante de cambio de cada individuo
    del desarrollo de su creatividad
    y el abandono de los vicios que el sistema de control de los deseos compartidos
    nos proporciona
    la crisis ha de ser mas profunda para que no se reproduzcan los mismos comportamiewntos de competencia
    La mayoria ya estamos pringados
    aunque se justifique en aquello que Eco aludía en su análisis de apocalipticos e integrados
    que sirvio de excusa mayormente para tranquilizar la conciencia y seguir en las practicas de dominio del otro
    en lo economico, en lo publico por ascenso en la jerarquía de la oligrquia de la que se hablaba en el siglo XIX
    y la sociedad de masas que explica Freud como respuesta al conservador Le Bon en su texto viejo ya de la sociedad de masas
    y tambien en los sistitutivos del deseo que terminan por carcomer las funciones imaginativas y crearivas del individuo
    Sí, salir a la calle para encontrar al semejante que ha dejado de serlo en esa competividad en la que estamos inmersos sin solución de continuidad, es algo deseable
    pero estamos realmente preparados, o necesitamos un colapso completo para salir del agujero
    El ser humano es algo maravilloso potencialmente
    pero sus capacidades estan mermadas en interes de lo publico pero para el mejor control de la oligarquía
    no para que lo publico sea realmente expresión de diámicas de complementariedad
    Cuando solo sse confía en que sea la riqueza la que de continuidad a la especie se justifica unas prácticas que solo enriquecen a pocos sometiendo al resto
    La presión elercida desde arriba llega hasta el sujeto que termina en la anomía
    y como vemos cada vez más en nuestra sociedad como en la estado unidense en la patologia social
    y los psicopatas crecen endurecidos por la falta o el descenso de su capacidad para emocionarse
    de manera que cada vez es más alto el grado de estimulación necesario
    y se busca en esta sociedad de consumo por vias extremas de estimulación psicosomáticas
    el asesinato, es la peor de todas estas vias
    El enrequecimiento y el empobrecimiento que lo acompaña en la mayoria, con esta nueva esclavitud y dependencia
    nos convierte en seres inermes, faltos de capacidad para optener verdadero placer, aunque sew busca a toda costa como
    via de enajenación temporal del peso de una vida entregada a las deudas materiales que contraemos
    Los trabajadores despues del trabajo buscan ese placer inmediato que compense en parte la vida entregada a este sin sentido que solo enriquece a unos pocos
    En el arte, por más que se esfuerzan los artistas por denunciar con nuevos lexicos la realidad de esta sociedad moderna, sus obras que habian nacido como respuesta al control de la cultura y el arte, terminan siendo compradas por quienes ejercen ese poder. Si la intención primera era terminar con el Aura de la obra y del artista y bajarlo del pedestal, finalmente vemos como esos mismos artistas, que se jactaban de obrar según la consigna de la integración, han sido elevados al pedestal de las altas esferas y sus obras tienen un valor aurático finalmente que redunda en un valor económico. El bellocino de oro, y el castigo divino es lo que cabe esperar en el temor apocalliptico.
    Pero se olvida lo fundamental, lo verdaderamente primario de las actitudes y sus manifestaciones
    Pararse a mitad de camino antes de llegar a donde creiamos debiamos llegar
    es algo de lo que se es consciente en determinado momento
    como escribo en mi última entrada "despertar"
    Si el poder se reparte o dispersa deja de ser poder para ser solo potencial
    capacidad de hacer y crear y de ser y hacer según inclinaciones espontáneas
    Hoy esas inclinaciones son patologías, desviaciones incontrolables pero previstas por el poder
    y este emplea sus mecanismos sofisticados y brutos para controlar las desviaciones
    Orwell solo se equivocavba en la fecha, 1984, quiza ese fue un punto comoo otro cualquiera tomado de inflexión, lo cidrto es que ya la mayoria pensamos que dos mas dos son cinco
    y una minoría anda dudando
    Bueno, hay que animarse y volver a proclamar lo de la imaginación al poder
    y empezar a despojar al poderoso de su poder, es más facil de lo que parece
    aunque la necesidad mal entendida nos haya hecho esclavos de ellos
    podemos dejar de ser esclavos de nosotros mismos con un simple, pero muy costoso giro

    Un abrazo y gracias por tu entrada de blog y tu iinterés por recuperarme como amigo

    Me gusta

  4. NO NAME dice:

    Abrir el blog
    mirar las fotos
    con María va
    no me dejó leer
    la entrada
    mucha sensación se acercó
    un abrazo Aitor.

    Me gusta

  5. NO NAME dice:

    Aitor vine el otro cuando me comentastes que habias cambiado tu spacio, el venir a verte supone tiempo, pues eres intenso en tus palabras, por eso no he podido escribirte antes,
    del dominio y lo demás, mira, ahora mismo estoy en un circulo de mi misma intentando unirme con el todo, por lo cual tengo conflictos qeu resolver y no sería imparcial al dar mi opinión, solo que la vida antes era mas simple, con sus complejidades, pero mas simple, ahora todo se tuerce hacia el poder como tu bien dices, y aunque el fin de uno mismo no sea ese, a veces pecamos por caminos equivocados y nos cuesta volver al equilibrio,
    de delibes decirte que me gusta su habla de hoy, su entendimiento perfecto de los defectos humanos y su virtudes, llano y al grano, sin ahondar,
    celebro que estes bien, se nota
    un abrazo, amelia

    Me gusta

  6. NO NAME dice:

    Siempre q vengo aquí me pierdo en tus letras y de ellas aprendo cosas maravillosas.
    Buena semana.
    Saludos.

    Me gusta

  7. NO NAME dice:

    Cuando encuentro en un espacio (Blog) algo interesante escrito y con sus comentarios siento algo especial, algo que me llena. Me gusta encontrar cosas que tienen que ver con el pensamiento de las personas, pensamientos claros, coherentes, con sentido.
    He encontrado así “El deseo del dominio” y está bien que aclares que es algo escrito por una persona llamado Miguel Delibes, un perfecto desconocido para mi. Tengo el placer de leer algo que nadie ha comentado antes para mi. En primer lugar desde el título y una primera lectura superficial, parece que lo escrito es algo importante. Pero de que se trata, ¿seré capaz de entender lo que está allí escrito? Se que no siempre puedo entender todo lo que está escrito, porque a veces mis conocimientos y experiencia pueden ser insuficientes para entenderlo. Pero algo entenderé, alguna idea.
    El deseo del dominio. Qué título. Si escucho dominio pienso en propiedad. Y si pienso en propiedad, pienso en necesidad. El hombre para vivir necesita bienes materiales: vivir en una casa, tener alimentos, vestuario y calzado, cuando es necesario. Y como la casa, el vestuario y el calzado no crecen de los árboles el hombre tiene que trabajar para producir esos bienes que necesita para vivir… independientemente del dominio y propiedad de los medios de producción. Y he llegado a la idea de dominio, pero algo me dice que se trata de otro dominio.
    El deseo del dominio. Tengo que regresar a lo escrito para entender de que dominio está hablando Miguel Delibes en 1979… según él en un mundo que agoniza.
    Lo primero que viene a mi es la palabra dinero. El dinero que es una medida de valor, una reserva de valores y que generaliza la capacidad adquisitiva. ¿Qué compra usted con cien pesos?
    Y de pronto pienso que aquí no existe el deseo del dominio, sino simplemento el deseo de la participación social..de poder opinar, decir lo que pienso y lo que siento. Y eso no es dominio. Sigo buscando el deseo del dominio o el dominio mismo.
    El hombre que escribe dice, el deseo del dominio (sobresalir) es el deseo del poder. ¿Pero habré entendido bien? ¿Querer sobresalir es tener ambición, deseo de poder?
    Creo que es natural a veces ser el centro de algo… querer ser escuchado, comprendido, amado.
    El hombre para vivir necesita…una base material ,de producción para producir una larga lista de artículos y servicios para su consumo. Pero el hombre no sólo necesita mercancías y servicios, cosas materiales, sino que necesita cosas espirituales y dentro de esas cosas espirituales está la política, la ciencia, el arte, la religión, el matrimonio…y hasta los ritos funerarios.
    ¿Y donde está el deseo del dominio?
    Creo que regreso al dominio y propiedad, no hay dominio sin propiedad.
    ¿Realmente existen personas que quieren despojar a otros de su espíritu de participación social “por puro gusto”; o simplemente es una forma de luchar para sobrevivir que tienen o tenemos los seres humanos?
    ¿Realmente esos hombres que dirigen “los destinos del mundo” son tan torpes que no pueden ver la justicia, la libertad, el deseo de paz que yace , creo, en lo más profundo de los seres humanos?
    Yo quiero creer en la inteligencia y capacidad de los hombres que conducen a otros hombres en las sociedades humanas. Quiero confiar en ellos o si no ¿en quién podría confiar? Sólo en mi misma. Creo que nuestros pensamientos y nuestras acciones deben ser positivas, para que podamos alcanzar ese mundo ideal de justicia, libertad,y paz.
    Ciencia y tecnología, creo que son algo fascinante… ¿por qué tendrían que ser un instrumento de dominio y poder?.
    Cada temas que sigue tiene su propio sentido en un mundo real lleno de necesidades materiales y espirituales y organizaciones materiales a veces muy limitantes producto de nuestra ignorancia creo yo. Quiséramos cosas, pero no siempre sabemos como hacerlas. La realidad es práctica y así vamos y así seguimos avanzando individualmente y socialmente.
    Educación, instrucción, enseñanza, capacitación, perfeccionamiento. Y ahí están los profesores.
    No creo que nadie quiera “Pan y circo” en estos tiempos… queremos mucho más que eso, no sólo para las nuevas generaciones, sino para cada uno hasta el último día de nuestras existencias. La vida es lo único que tiene sentido.
    Yo creo que hay exageración en algunas cosas… ¿alienación ver televisión?
    Somos seres del siglo XXI con todas las cosas artificiales que el hombre ha creado para el hombre y que son parte de su realidad material y espiritual pienso yo.
    Creo que no puedo hablar de lo que otros seres quieren , sólo de lo que yo quiero. Simplemente quiero vivir mi propia vida material y espiritual…cada día hasta el último día de mi existencia.

    Me gusta

  8. NO NAME dice:

    HOLA AITOR, que pases un felíz día de la amistad, junto a tus amigas/os, saludos-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s