MARTISOARE: La quinta esencia

 

 

MARTISOARE
La Quinta Esencia

¿No es el acto amoroso la eterna repetición de lo mismo? No. Siempre queda un pequeño porcentaje inimaginable. Además, la persecución de lo inimaginable no termina con el descubrimiento de la desnudez, sino que continúa más allá.
 

El carácter único del “yo” se esconde precisamente en lo que hay de inimaginable en el hombre. Sólo somos capaces de imaginarnos lo que es igual en todas las personas, lo general. El “yo” individual es aquello que se diferencia de lo general, o sea lo que no puede ser adivinado y calculado de antemano, lo que en el otro es necesario descubrir, desvelar, conquistar.

 

La insoportable levedad del ser

Milán Kundera

 

El carácter único del yo es nuestro sustrato más individual e inaccesible. Algo así como un átomo a salvo de las incontinencias del mundo exterior. Lejos de los sentidos y de las almas curiosas. El templo del espíritu. La constelación más escondida del corazón.

 

Me gusta llamarlo “quintaesencia”. Está más allá de todo lo conocido y resulta ser la parte más milagrosa y esencial de nuestra maquinaria biológica y espiritual. Todo adjetivo que lo identifica da fe de su naturaleza como “único”.  La “quintaesencia” de otra persona es lo que, a almas afines, nos atrae como el agua a los charcos y mantiene, firmemente, nuestro propósito de derribar fronteras y acercarnos al verdadero núcleo del semejante.

 

A la “quintaesencia” ya los griegos identificaban como “pemptê ousia” o éter, el quinto elemento, superior y mucho más sutil, además de los otro cuatro en que el universo se componía, tal y como señalaba el primigenio Empédocles: tierra, agua, aire y fuego. Éter o “quinta essentia” sobre la que Aristóteles señalaba que "si se considera el universo como un conjunto de partes, la esencia es la parte primera; si como una sucesión, entonces la esencia tiene el primer puesto puesto; pues de ella viene la cualidad, después la cantidad"Quinto elemento hipotético por ser el primero, llevar un poco de cada uno de ellos y ser el único capaz de existir de forma separada e inequívoca. La esencia siempre ha viajado con la maleta llena de tierra, agua, aire y fuego; en la litera de cada una de las manifestaciones del conocimiento, o aún de nuestra imaginación. Ligada a los cuatro elementos, de los cuáles necesita para desarrollar y configurarse en el medio, como remolino en la corriente de un canal.

 

La esencia vendría a ser la cualidad resultante de todas las fuerzas que operan en sí misma. Tierra porque somos terrenales y pertenecemos al ciclo circular de dar a luz en el útero de nuestras madres y retornar a las sales minerales del suelo. Agua porque, se trate del cuerpo, el alma, o el espíritu, todos constituyen el esperma que vaga de generación en generación o el sudor que contamina con amor la desnudez. Aire porque nos arrastra hacia el ser verdadero que amamos y soportamos en él nuestras alegrías, lágrimas, abrazos, estipendios y diferencias. Fuego porque, parafraseando a Eduardo Galeano, mi admirado dialogador uruguayo, “cada persona brilla con luz propia entre todas las demás” y “arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende”.

 

O de ser una planta, imaginemos la esencia personificada en una campanilla de invierno o “galanthus rivalis”, que florece entre los últimos rescoldos de nieve y primeros asomos del nuevo solsticio. Flor de largos e inseparables pétalos blancos, asociada a los martisoares, pequeños objetos trenzados en hilos rojos y blancos con que se agasajaba a las mujeres dacias con la llegada de la primavera, en la fiesta de Marysas Silen. Galanto extendido en las lindes del camino o lengua de una colina al que Yeshi Donden le dedicaría una de las conjunciones más bellas que se han hecho sobre la esencia y el vegetal: “la tierra constituye la base de una zanahoria, el agua es el factor de cohesión que le mantiene unida, el fuego le permite madurar, el aire le hace crecer y el éter le da el espacio en el que se manifiesta y desarrolla”.

 

Allí por donde ha vagado la “quintaesencia”, se le ha tratado de forma similar y con idénticas denominaciones. Relacionada con la naturaleza invariable de las cosas. Sin estar sujeta a ley física alguna. Entre alquimistas y astrónomos. Entre médicos y estudiosos de los equilibrios cuánticos. Entre amantes y sábanas. Entre libros y viejos babeles. No es fácil descubrirla. Requiere una navegación sutil y paciente. Su aprehensión es un arte y llegar hasta ella, un viaje homérico.

 

Qué es en nosotros la “quintaesencia” y cómo nos movilizamos para penetrar en su interior. Milán Kundera desvela las claves del enigma: “parece como si existiera en el cerebro una región totalmente específica, que podría denominarse memoria poética y que registrara todo aquello que nos ha conmovido, encantado, que ha hecho hermosa nuestra vida. (…) El amor empieza por una metáfora. Dicho de otro modo: el amor empieza en el momento en que una mujer inscribe su primera palabra en nuestra memoria poética”.

 

La memoria poética es la traducción literaria del éter filosófico. Si para estos últimos, observación, método o análisis constituyen cartas de navegación hacia el éter, para el ser humano, el amor es la metáfora perfecta. Una mujer inscribe su primera palabra en nuestra quintaesencia. La roza. La toca. La palpa. Se hace con ella. También el hombre acelera su pulso y se acerca a la quintaesencia de la mujer. La roza. La toca. La palpa. Cuando dos “quintaesencias” chocan entre sí, se producen sendos fenómenos inversos y simultáneos. No solo está presente la fusión de dos seres en conocimiento y contacto mutuo, sino también su fisión o reacción en cadena. Ambos operan en la misma dirección, ya que la fisión es el eufemismo de la primera. Dos amantes se unen en una sola llama que quema goznes y bisagras, y la energía resultante es tan poderosa que se resiste a ser separada por obra de cualquier fuerza subyacente que radique fuera del éter. La fisión es una reacción que les prepara para unirse de nuevo, en un sentimiento circular que les lleva hacia el yo más secreto del otro, convirtiéndoles, una vez más, en un caudal furtivo y profundo, como el que alimenta a los hilos del martisoare: dos hilos, uno blanco y otro rojo que, a partes iguales, se unen furiosamente.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MSN.

20 comentarios el “MARTISOARE: La quinta esencia

  1. NO NAME dice:

    Otro apunte que olvidé:
    Al hablar del elemento fuego ( o fuerza ), parafraseando a Eduardo Galeano " cada persona brilla con luz propia entre todas las demás"….¿ No es esto también la "quintaesencia" ? No el fuego, no. La luz propia.

    Me gusta

  2. NO NAME dice:

    Siempre en tres, (me encanta el tres), cuerpo, espíritu y alma…para ti, "quintaesencia", interesante, me gustó.
    Y sobre la etimología del Tanka estaría gustosa de saberlo.

    Me gusta

  3. NO NAME dice:

    Um…El Universo ,energía…en una palabra. Eso somos energía por dentro?Esa es el alma?Luego como energía se transforma, cuerpo y alma..m…Me pregunto si para notar la esencia esto es imprescindible verse, tocarse..Si la quinta esencia puede notarse de lejos, o es imprescindible sentirla cerca, cuando es antigravedad e indivisible…
    Ahora pensaba en eso que dices sobre el lado que guardamos , grabamos lo que nos hizo feliz…
    Todo en equilibrio, y en la metamorfosis es la misma?.um…Creo que luego con mas time me voy a leer de nuevo mas despacio el texto, porque se me escapan pensamientos,dudas..
    Ya sabes …“SOLO LO DIFÍCIL ES ESTIMULANTE”José Lezama .
    Saludos Aitor, y esta entrada quiero meditarla mas despacio, ahora estoy cansada, un besito compañero
    lem

    Me gusta

  4. NO NAME dice:




    Regalito desde el Sur..:)

    Me gusta

  5. NO NAME dice:

    "El espacio en el que se manifiesta y desarrolla” Todos somos átomos mezclados como los cuatro elementos, conviviendo en un espacio-tiempo común del que, dicen, guardamos 21 gramos. Pudiera ser algo parecido a esa memoria poética de la que habla Kundera. ¿Cabrá todo realmente en sólo 21 gramos de alma? También dicen que hay que repetir 21 vez una acción para que se convierta en costumbre. ¿Será el tiempo que se tarda en compartir la quinta esencia?. Lo esencial de cada uno de nosotros, unido, compone la quinta esencia del mundo. Tres veces 7. Cuerpo, espíritu y alma. Y no, los griegos no diferenciaban, quizá todo ello cabía en esa parte del cerebro de kundera, en esos 21 gramos de alma, esté situada más lejos o más cerca, pero siempre en los caminos con corazón. "El amor es una rara flor. Sucede a veces". Como el vuelo de un colibrí. También dicen que pesa 21 gramos. Pero esos 21 gramos, yo creo que no pesan, precisamente porque puede que sean éter. Palabra que recuerda a dos dualidades tan opuestas como afines: lo etéreo y lo eterno. Un abrazo, Aitor.

    Me gusta

  6. NO NAME dice:

    Allí donde habla el corazón es de mala educación que la razón lo contradiga…..que escribió Kundera, así que no voy a razonar nada…solo me limitó a beber de los sentimiento que subyacen en este texto. Y no es una tienda de campaña, es un artilugio que usamos para jugar con los niños; se llama paracaidas y lo pasamos bomba con él. Al fin y al cabo, no me siento mas bondadoso en ningun otro momento de la semana que en ese rato de la mañana de los sábados, cuando jugamos. Ya lo dijo Kundera (que tio): La verdadera bondad del hombre sólo puede manifestarse con absoluta limpieza y libertad en relación con quien no representa fuerza alguna….y algo de eso hay. Ultimamente no analizo, vivo, disfruto, sufro y gozo…será que me he vuelto un niño.
    Tienes una invitación formal para jugar con nosotros. Es un reto.
    Cuidate majete que hay metáforas que asesinan los sueños, y a veces suelen ser las mismas que los alimentaron (cosas de haber vivido).

    Postrata: lo he saboreado y reconozco que a veces llevo razón…uno muere y renace cada vez que se enamora, por eso yo me enamoro todos los dias na mas abrir los ojillos que Dios me ha dao.

    Me gusta

  7. NO NAME dice:

    Al lado de Kundera…
    Gracias.
    Paco…
    puedo jugar yo también?

    Me gusta

  8. NO NAME dice:

    Yo te dejo mi comentario particular.
    Ahh y se te echaba en falta,despistado¡
    Mărţişorul (diminutivo de Martie, rumano para marzo) es una fiesta tradicional de Bulgaria, Rumanía y Moldova, celebrando la llegada de la primavera, la frescura, la alegría, y la victoria del bien sobre el mal (en algunas interpretaciones solamente su coexistencia). En esta ocasión las mujeres reciben pequeños regalos, objetos decorativos (los "mărţişoare") atados con un hilo blanco y rojo, como símbolos que traen fortuna y bienestar, y que llevan por hasta dos semanas. El rojo es considerado color de la primavera, y el blanco del invierno. Se le asocian habitualmente flores de la primavera temprana, la más representativa siendo el galanto o la "campanilla de invierno" (Galanthus nivalis), que puede crecer aun cuando queda algo de nieve en el suelo…..

    Cabe mencionar que la tradición de ofrecer una moneda atada con hilo blanco y rojo era originariamente destinada tanto a hombres como a mujeres. Se consideraba que la persona que la llevaba ganaba poder y salud para el año que venía. En ocasiones las mujeres ofrecen mărţişoare a los hombres todavía hoy. En algunas partes de Rumania, como Moldavia o Bucovina, el símbolo de la primavera era una medalla de oro o de plata, que se llevaba alrededor del cuello. Después de llevar la moneda por doce días, la persona compraba queso dulce con la moneda, para que su cara se quedara hermosa y limpia el año entero.
    Trabajo realizado¡¡Me matas con las búsquedas,pero me encantan,poeta¡¡
    Besucos

    Me gusta

  9. NO NAME dice:

    claro aitor, cuando tu quieras y puedas volveras a escribir y estaremos para leerte, gracias por tu mensaje, pensé que habias ido de vacaciones indefinidamente.

    Me gusta

  10. NO NAME dice:

    >—————————-O—————————-<>—————————-O—————————-<>—————————-O—————————-<>—————————-O—————————-<>—————————-O—————————-<Wow…buenisima tu entrada Aitor!….es todo un gusto pasar a leerte amigo!
    Te dejo un abrazo enorme que tengas un lindo dia!
    ¡Muah!

    Me gusta

  11. NO NAME dice:

    memoria poetica…valla ahora si me dejaste algo para meditar..

    besos de mar

    Me gusta

  12. NO NAME dice:

    Aitor….como ya es costumbre me llevas a la reflexión. Esa terrible sensasión de la insoportable levedad de cuanto es y será….hay mucho de alquimia en tu entrada, alquimia de sentimientos y razones, de opuestos, de complementarios….de hilos que se unen y fusionan porque no podría ser de otro modo. ¿Qués es si no el amor? alquímia en su más puro estado, eso es lo que concluyo.
    Mis abrazos.
    Anna

    Me gusta

  13. NO NAME dice:

    Aitor, en una palabra Chapeau!!! Me han encantado estas reflexiones en las que has sabido magistralmente enlazar conocimiento y experiencia, porque mantengo que todo buen escrito parte de dentro, hay que sentirlo antes de plasmarlo y sólo así consigue transmitir.
    Coincides en tu entrada con muchos aspectos del nuevo blog que estoy preparando ( aún en fase de investigación y esbozo) en el que también trato sobre los aspectos inaccesibles del yo, me ha llamado la atención la coincidencia. Y creeme que muy pocas veces he visto plasmada la temática del sentimiento amoroso de forma más racional. Será que yo soy práctica y racional por naturaleza y que para mí todo tiene que tener una explicación lógica y una causa efecto. Esa quintaesencia de la que hablas estaría rozando la línea de la razón, apenas acariciándola, pero conectada a ella, todo lo demás si que es sólo poesía.
    Un abrazo.
    PE: Lo que habeis hecho con Gloria es maravilloso, otro Chapeau.

    Me gusta

  14. NO NAME dice:

    Como siempre es un gusto leerte, siempre dejas cosas para reflexionar.
    Buena semana.
    Saludos.

    Me gusta

  15. NO NAME dice:

    La imaginación poética es la materia que crea el poema
    y esa materia esta en el interior, en la ensoñación
    Parece que Eva es sensible e inteligente, ademas de ser mujer manifiestamente
    y su sensibillidad es tan grande por eso mismo, algo a lo que y desde mi vivencia, es el misterio mismo, tendría que ser mujer para ser tan inteligente y sensible como ella
    pero vuelvo a entrar en este blog por otros motivos, aunque no he podido dejar de leer sus palabras, y descubrir en ellas esa facultad de la que yo carezco, pero reconozco, he entrado por el acuerdo contigo en tus comentarios, y creo que ésa quintaesencia, es para mi la alquimia de todo lo existente, algo que la poesia expresa por medio de la palabra, no describe, sino que relaciona realidades internas y externas, creando imágenes reveladoras, una manera de expresar lo inefable, sentimientos y vivencias que una descripción sola no puede por muy hiperrealista que sea, la poesía siempre esta detrás.
    Pero yo no me considero como tal, solo tengo esa necesidad de la que hablas, ue ha ido creciendo conforme descubro mi interior y como interpreto el exterior. Bueno, que me enrrollo demasiado

    Un fuerte abrazo

    Me gusta

  16. NO NAME dice:

    Hola poeta, pues yo vengo hasta tu recinto con mi quinta escencia, la que nos une seguramente es lo que ,e comentaste algún día por un mail, te parezco sencilla y tu lo eres, eso es lo que nos une, aparte del gusto por la palabra, del cariño y respeto que ambos sentimos por la vida y por nosostros mismos.

    Cuídate un mundo Aitor.

    Anny

    Me gusta

  17. NO NAME dice:

    Quintaesencia, es la primera, es la básica, es el "yo", por mucho que podamos mezclar elementos, ideas, sentimientos, todos tenemos nuestro yo, esa es nuestra quintaesencia….., la primera, la básica, la primordial….
    La más complicada y única, eso es lo que creo que somos cada uno de nosotros, nuestra quintaesencia.
    No soy ducha en filosofías, pero si, me gusta, me gusta encontrar en las personas esa parte, ese "yo verdadero", esa parte oculata que es el motor y la mente de cada uno, esa quintaesencia que nos lleva y nos trae de la mano a más de un@, eso que no se ve, lo que no se muestra, lo que nos lleva y nos acompaña, eso…………..
    Besos.

    Me gusta

  18. NO NAME dice:

    hey Aitor, ya estoy aquí 🙂
    Que ayer estaba ocupada, sorry.
    Esperando lo nuevo para leerte, y ah! dime que objetivo usas para esas fotazas que me haces, soy de las que se apunta el dedo antes que al objetivo, imagínate, había sacado la tarjeta para vaciarla, y que voy la dejo en el pc, jajaj así que tu me dirás…ainsss…una cámara sin memoria es como un tio en América..xddd Si es que me gana el despiste…ainss
    Me fui volando pensando en ese nombre, ahora leo a alguien lo que significa, no me dio time buscarlo, así que se agradece la explicativa de MARTISOARE.
    He estado meditando aunque no lo creas sobre esto de la quinta esencia, me ha calado este escrito, y en el arte…o para un artista …imagino que tan importante.
    Bueno un besito regreso a la siguiente entrada 🙂 feliz de reencontrarte
    lem

    Me gusta

  19. NO NAME dice:

    "Quitaesencia" eso es lo que tienes tú a raudales.
    Un abrazo.
    Obdulia

    Me gusta

  20. NO NAME dice:

    Te digo bajito solo una palabra desde mi mente cientifica: Energia.
    http://pensamientosintermitentes.blogspot.com/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s