VITRALES

P1280032  

A las seis de la tarde
de un día de diciembre
el corazón también obedece
a la pérdida de luz momentánea.
El crepúsculo practica su mudanza
con una discreción paulatina.
Se vuelve opaco y húmedo
pero el corazón, en duermevela
posee el don de las catedrales.
Cuando piensa en tu desnudez
enciende vitrales de esperanza
contra la terca agonía.

Aitor Arjol

Anuncios

3 comentarios el “VITRALES

  1. ruthvp99 dice:

    La terca agonia que se alimenta de recuerdos para no morir para estar…. belloooo

    Me gusta

  2. Tu pequeño poema me hace pensar y, no se si mi pensamiento es el correcto, no se si interpreto bien;imagino que ha llegado el atardecer real no el atardecer en tu vida, y que todo tu ser, mejor dicho tu corazón como el centro de tu alma se prepara para el descanso que nos trae la oscuridad de la noche, inevitable. Y que de alguna manera algo permanece en tu entorno y es la luz que se filtra a través de las ventanas. Tu has reemplazado tu corazón por una catedral y la esperanza de tu alma por la luz que se filtra a traves de los vitrales de colores…la esperanza de que? Imagino que es la esperanza de encontrarse siempre con .la vida en todas sus formas…

    Me gusta

  3. A las siete de la tarde
    un día de enero
    mi corazón palpita alegremente
    fascinado con la luz que ilumina los vitrales de colores
    es atardecer
    pero la luz aun permanece pegada a la ventana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s