CRÓNICAS DEL AZAR

 

P1220185

 

Muchos creen en las coincidencias. Otros lo hacen en las causalidades. O que todo es una casualidad o que finalmente, toda práctica o comportamiento conlleva un determinado efecto, lo cual está en estrecha relación con el mito del eterno retorno que tanto inspiró la narrativa de Milan Kundera o de grandes teóricos de la historia de las religiones como Mircea Eliade. El uno checo y el otro rumano aunque de expresión francesa y categoría de exiliado.

En estrecha relación porque según el mito del eterno retorno, la vida es un sentimiento circular y la muerte no es más que un pasadizo que lleva de nuevo al punto de origen, con lo que cada generación es un círculo y estamos irremediablemente condenados a repetir nuestras acciones en una suerte de que lo ellas causan, tienen un efecto en la próxima vida. Es decir, que los círculos son causales, pesados y sujetos a una densa responsabilidad.

Por el contrario, cuando el retorno no existe, solo hay una vida, una línea con principio y fin que nunca tendrá solución de continuidad más allá de nuestra experiencia física. Da igual lo que hagamos, seamos o nos comportemos, porque la vida es una expresión única o parcialmente inútil si se quiere creer en los círculos. Aquí, el círculo individual de nuestra existencia es casual, leve y libre, si se quiere.

No sé en cuál de los dos estadios se asume un mayor compromiso. Bien me acuerdo que la lectura de “la insoportable levedad del ser” me dejó más preguntas que respuestas al respecto, pero también entrada a una forma de ser determinada, descatalogada y no sujeta a categorización por persona física o jurídica alguna… o si se quiere comprender en palabras más sencillas… siento que no pertenezco a una identidad concreta, teórica y puesta por escrito. Sé cuál es la que tengo, pero no tanto a la que pertenezco, porque no hay ninguna que contenga todos los elementos posibles, sino más bien un par de ellas que se le acercan a pies juntillas, desnuda como un cuerpo insonsable, y ligada al alma como la semilla adosada a los páramos.

En todo caso, retorno o no, creo que tenemos mucho de circular y mucho de casual, pero nunca advertiré qué territorios entran en cada conjunto, porque incluso un mismo terreno o parcela del vivir puede ser casual o causal según las circunstancias.  Conocer a la mujer de tu vida es casi causal, por ejemplo, porque parte de una búsqueda del ideal del otro, pero también tiene un fuerte componente casual, porque en el camino, en el proceso, en la medianería, en la equidistancia de cualquier salida de una isla y entrada en otra, surge una coincidencia, un palo de santo, una camisa a rayas o una baranda que en mi pensamiento no estaban previstos.

Entre coincidencia y causalidad me quedo con el azar, ese santo que no tiene día ni fecha de beatificación, ni milagro seguro ni hecho empíricamente demostrable. Pero es una palabra, y una figura, y una persona que me gusta. Sea como término lingüístico, recurso o ser humano. El azar es como un juez extraño, ausente, perplejo y que conoce toda la normativa jurídica pero por conciencia, nunca ofrecerá una respuesta, ni prevista en el ordenamiento, ni arbitraria. El azar no conoce lagunas jurídicas ni tipos legales ni arbitrajes, pero a la vez conoce todo y dispone para nuestra existencia un factor único e individual. Ni hay tan siquiera aquellos que afirmen que lo han visto o lo conocen como la palma de su mano. Nadie sabe dónde vive ni de qué trabaja ni cuánto gana ni le han erigido centros ceremoniales. Nadie le llama dios pero el caso es que sigue unos patrones que escapan no ya al entendimiento, sino a la fe.

Y mientras algunos críticos exacerbados calificaban a una película de Win Wenders como “pretenciosa” o “aburrida”, a mí me dejó con ganas de echar las manos a la cocina, tomar dos docenas de especias de diferente matiz, encender el fogón, contemplar la llama y empezar a poner en práctica el azar de la gastronomía. Cocinar como si fuera una especie de ritual de conocimiento del alma. Cada quién tiene los suyos: fumar, emborracharse, practicar sexo, meter la mano en el jacuzzi, disponer de amores plurales, declarar la independencia en lo alto de un volcán, comprarse un bolso de cuero en la boutique de Carolina Herrera, pensar en la transparencia y bondad de algunas organizaciones humanitarias, rascarse la quijada, vestirse con pantalones prietos, escuchar el ronroneo de las palomas, ser gilipollas, atentar contra la vida de las estrellas, echarse arena en los surcos de las palmas de las manos, luchar contra el crimen y los desórdenes públicos, escribir, pensar en nada, pensar en todo, desnudar a una mujer, emigrar, meter la cabeza bajo tierra, cruzar la frontera sin pasaporte, esperar a que te oferten una vacante como teleoperador, ser un completo y ridículo pelucón, dar una abrazo, buscarle trabajo a un amigo que lo necesita, bostezar, ejercer pasantías, pedir una horchata caliente, tirarse a medio pueblo con la excusa del atractivo, disfrazarse de muñeco de feria, ser un animal caliente, componer un poema, retratar el mundo en una imagen, ducharse con agua fría, tener tanta plata de la misma forma que un verdugo acumula cuerpos ahorcados, comprender el alma, entablar un diálogo con el paisaje, quemar inmuebles, coser monigotes de año viejo, ponerse una careta de idiota… cada cual tiene los suyos y los elige a conciencia y después, como reza el dicho, “dios los cría y ellos se juntan”.

De toda esta combinación es cuando surge el azar de uno mismo, con sus casualidades y coincidencias, y emerge un castillo, o una flor adinerada, o un vino de suave trazo, o un desván maduro, o un hombro completamente azulado y desnudo, o una arroba de arroz, o un par de libras de camarón o una confianza a punto de desbordarse por la inundación de la sonrisa.

Anuncios

4 comentarios el “CRÓNICAS DEL AZAR

  1. fabdulia dice:

    Yo creo que todo lo bueno que nos ocurre es por azar y pensándolo bien lo malo tambien. Tambien creo en el circulo que se cierra con la muerte. Creo que no controlamos nada y que las cosas simplemente ocurren, depende de nosotros el sentido que le demos a la vida y a los acontecimientos.
    Un abrazo Aitor

    Me gusta

  2. Una vez alguien – para quien yo era su mujer de confianza – me preguntó si yo creía en el azar…y me quedé pensando.

    Algunos autores piensan que la existencia y función del ser humano, reposa en una cadena de causas y efectos en las relaciones que establece con la naturaleza, con otros hombres en la sociedad y consigo mismo, con su pensamiento. Y creen también que en su existencia y función el hombre está sujeto a leyes universales que han existido y existirán siempre y a leyes particulares que aparecen y desaparecen solas. Y que esas leyes son independientes de la voluntad de los hombres , y que existen, se manifiestan o se descubren a través de la acción.

    Reconozco que yo no pienso la vida como un círculo o un eterno retorno, sino más bien como una línea en el tiempo que avanza y no retrocede…aunque a veces he tenido la impresión que el tiempo puede detenerse o que no existe.

    Para mi la vida es hacer y quehacer y la muerte un dejar de ser…
    Yo pienso que nuestras acciones no se repiten irremediablemente, y aunque las repitiéramos nunca serían iguales en el tiempo. No estoy muy segura acerca de la posibilidad del renacimiento o la reencarnación, una cosa es lo que quisiéramos que fuese y otra lo que realmente es o puede ser, Pero en general no descarto nada, siempre digo, es así, mientras no surja o aparezca algo que diga o demuestre lo contrario.

    No, mi vida no es un círculo… soy muy individualista, aunque podría pensar que el individualismo no tiene nada que ver con los círculos.

    Yo no conozco a Milan Kundera pero si he leído acerca de Mircea Eliade, que me atrajo mucho porque es un teórico de la historia de las religiones y lo coloqué en el espacio de Paloma de la Paz, donde tengo esos temas.

    Creo que la vida sigue un curso y a veces se desvía de un supuesto camino por razones diversas…y a veces nuestra voluntad o el azar vuelven a coger algún hilo..

    Yo he pensado que la vida a veces es como un río con suaves remansos y turbulentas corrientes en los rápidos.. que nos arrastra a veces hundiéndonos pero que podemos salir a la superficie. Otras veces la vida me parece emocionante como estar en la cresta de una hola.

    Yo no creo que el azar sea como un juez, más bien lo veo como una sorpresiva deriva.
    Tampoco sabía que “la insoportable levedad del ser” es una novela no filosófica de Milán Kundera que trata de las dudas existenciales de un hombre en cuanto a sus relaciones de pareja…¿dudas existenciales en una relación de pareja? Creo que hay cosas muy importantes en una relación de pareja y es la atracción física, luego intelectual y al final espiritual. A veces no se dan las tres cosas en una misma persona, pero pienso pueden ser buenas relaciones de todos modos.

    Yo pienso que soy única, indivisible e irrepetible. Y que todas las partes o formas extrañas con que puedo aparecer son de un sólo ser..yo.

    Creo que es terrorífico conocer a la mujer o al hombre de tu vida..! Parecería que nunca terminaríamos de conocer a esa persona…

    Tu definición del azar es muy atractiva También creo que hay muchas cosas que no estaban ni están previstas en el pensamiento, ni en la vida.

    Acabo de conocer el nombre de Win Wenders, un alemán en la época de post guerra en Alemania. Dicen que Wenders ” tiende a explorar en sus películas la presencia estadounidense en el inconsciente europeo, o más concretamente la americanización de la Alemania de posguerra “. De todas las películas que mencionan en el artículo no conozco ninguna.

    Creo que no es curioso que después de ver una película te den ganas de preparar un ritual de practicar al azar la gastronomía..creo que ver películas dan ganas de comer cosas dulces…o en mi caso beber agua pura y fría: no fumo, no bebo, ni practico el sexo…no tengo jacuzzi, ni dispongo de amores en plural, tan sólo amigas y amigos de Internet…me parece fascinante y peligroso declarar la independencia en lo alto de un volcán especialmente si está en erupción, no soy de los accesorios de marca aunque a veces me he sentido atraída por la propaganda de algún perfume donde aparece Antonio ,Banderas, pensar en la transparencia y bondad de algunas organizaciones humanitarias me parece un buen pensamiento, rascarse en presencia de otros me parece mala educación, no soy adepta a los pantalones a menos que sean muy especiales y con figura que los acompañe, recuerdo haber tenido unos pantalones de seda negra un poco holgados, de tiro largo que usaba con zapatillas de lona negra, chinas, y un blusón negro del mismo color y tela, lo guardo en mis recuerdos; no me acuerdo haber escuchado el ronroneo de las palomas pero si que habían muchas en un palomar encima del techo de una habitación sobre la mía, ¿que significa ser un gilipollas?, creo que no podría atentar contra las estrellas sino que son las estrellas las que atentan contra mi persona/vida, perturbándola; echarse arena en los surcos de las palmas de las manos, se escucha como un juego; mantener un blog con temas policíacos y escribir algunos comentarios creo que podría ser una forma de luchar contra el crimen y sentirse casi como un super héroe; no pensar en nada a veces puede ser muy agradable y pensar en todo puede ser a veces muy inquietante; desnudar a una mujer parece ser una gran aventura…en la oscuridad; emigrar también…meter la cabeza bajo tierra creo que tendría que ser un avestruz o una mujer descuartizada…o un fantasma; se puede cruzar la frontera sin pasaporte entre Suecia y Finlandia, o sólo con la cédula de identidad entre Chile y Argentina o visas separadas del pasaporte cuando existía la antigua Unión Soviética; una vacante como operador…tal vez puede ser entretenido; conservadores o pelucones se les decía aquí en Chile pero entiendo que el término es más amplio; creo que los abrazos son siempre bienvenidos, buscarle trabajo a un amigo que lo necesita y que el amigo rechaza porque le parece mucho trabajo; bostezar parece un buen ejercicio de relajamiento; ejercer pasantías no está en mi curriculum, sólo he tomado horchata fría, “tirarse a medio pueblo con la excusa del atractivo”, creo que pueden haber otras excusas; disfrazarse de muñeco de feria..nunca se me ha ocurrido; y siempre he pensado que somos mamíferos de sangre caliente, componer un poema a veces parece un trabajo difícil; retratar el mundo en una imagen, parece un desafío y ducharse con agua fría a veces parece muy estimulante; tener tanta plata de la misma forma que un verdugo acumula cuerpos ahorcados para mi sería como sacarse la lotería o tener crédito ilimitado; , comprender el alma …una comunión; entablar un diálogo con el paisaje una fantasía; quemar inmuebles sólo en mi pensamiento y más bien pensaba en un archivo; coser monigotes de año viejo y ponerse una careta de idiota… nunca lo he hecho…
    Bueno, bueno, bueno, que tengas una buena tarde noche de sábado Aitor Artol Bermejo y mañana un placentero día Domingo.

    Me gusta

  3. marga dice:

    No creo en el azar, el sol no está en su senit por el azar, tampoco la luna influye en la tierra y las mareas producto del azar, y las estrellas al explotar no nos regalan su oxigeno y nitrógeno producto del azar, si del amor, creo yo, una cadena interconectada de amorosos e inexplicables sucesos, pero no del azar….Por otro lado la vida …uf! la vida, no términa nunca, el ciclo en esta tierra (que está lleno de ciclos intermedios) si, pero la vida, no.
    No es que crea en el destino, pienso que como muchas culturas y creencias señalan si hay una causa y efecto…se hace camino al andar, nos equivocamos, nos caemos, o nos botan y volvemos a empezar (no estamos solos). En fin, pienso, o más bien siento, que una de las maravillas de la vida es que es un misterio del que desconocemos casi todo…..
    Mirá como tienes sitio, ea! felicitaciones!
    cariñosos saludos Aitor

    Me gusta

    • vale dice:

      Anda airtol a mi ni me importa al fin de cuentas como a vos como es la vida sino justamente q hacemos con ella.con tus palabras hoy me has hecho sentir viva.q prueba más q eso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s