LABORDETA Y EL FOLLONERO

Mierda según la RAE
-¡a la mierda! loc. vulg. Expresión que denota rechazo:
¡a la mierda con él y sus exigencias!
-irse algo a la mierda loc. col. Estropearse,echarse a perder:
ya se nos ha ido a la mierda el plan.
-¡mierda! interj. vulg. Expresión que denota contrariedad o enfado.
vete a la mierda loc. vulg. Vete a paseo.
-¡y una mierda! interj. vulg. Expresión que indica negación:
¡y una mierda le voy a dar yo de cenar a ese impresentable!.

Cuántas veces mandaría yo a la mierda a unos cuántos. De casta le viene al galgo. Al ser hijo de aragonés es muy posible que la mierda llegue hasta la puerta de mi casa. Una expresión poco afortunada pero que la disculpa el hecho de ser tan representativa, económica, práctica y eficiente. En vez de recurrir a la retórica, recurres a la mierda. Por una legítima causa. Y además, a diferencia de otros, que usan la mierda para ponerla en el lugar de los fondos públicos que se llevan para su fundación y para que luego la Fiscalía diga que no le va a abrir procedimiento judicial ni le va a imputar pese a que no se trata de indicios sino de evidencias tan claras como que un caracol tiene cuernos y la manzana que una fruta de la que se obtiene la sidra. Pues ¡a la mierda! Y cuánto me acuerdo del buen Labordeta, un poco hijo de todos los aragoneses, que llegó a ser diputado del Congreso, pero no un diputado cualquiera, sino una persona que les puso donde debía, cosa que nadie ha hecho en muchísimos años de democracia. Y tenía que ser aragonés, parido por aragonesa, engendrado por aragoneses y educador de aragoneses, como profesor, además de cantautor, poeta y comprometido social.

Cada vez que me acuerdo de él no es una cuestión de homenaje sino de reconocimiento muy personal, pues todavía recuerdo que al mismo tiempo que se informó de su fallecimiento, ya estaba poniéndome en marcha para Zaragoza, cerrando la mochila de viaje, dejando todo y, de paso, dejando aquello por lo que más te duele el corazón, la cabeza y la enjundia del alma. Cambié un dolor de cabeza por hacer la cola en el palacio de la Aljafería, junto a mis padres, con sonido de una gaita que interpretaba una de sus canciones. Muchos medios de comunicación. Y una cola tan larga que salía de Zaragoza, en dirección a Madrid y allí seguía en Barajas, y la cola subía a un avión y éste a su vez se iba a Quito, y la cola sigue todavía por la avenida Amazonas y se van repartiendo botellas de agua mineral, a una por cada miembro de la cola, y así se la van pasando hasta la Aljafería, en Zaragoza. A buen entendedor pocas palabras bastan entonces. A la mierda le digo yo a mis dolores de cabeza, a algún pasado no tan remoto por el que no existe ni rencor ni vituallas.

Aquella tarde de capilla ardiente fue a la vez triste y solemne. Una tristeza parida también por aragoneses. En todas partes porque supongo que las pérdidas poseen ese no se qué que pone la piel de gallina. Cuando pierdes alguien próximo y que no hace falta que sea de la familia, es como si te atravesaran doscientas lanzas. Y solemne porque se trata del mismo respeto que se ganó en vida. Respeto y cariño. Siempre me acordaré de aquel ¡a la mierda! que lanzó a los inútiles del Congreso, esos que también nos han llevado más allá del veinte por ciento. Es decir, al quinto carajo del desempleo. Al octavo pino de la falta de oportunidades.

En cierta ocasión uno de esos programas de televisión que se caracterizan por la inteligencia –algo excepcional por otra parte en los medios televisivos actuales, más preocupados por los menesteres del entretenimiento-, es decir, en “el follonero” le dedicaron un programa por entero, que no tiene desperdicio, ni para los que conocen Aragón ni para los que asomen en la lectura de estas líneas y no sepan de qué va la rebanada de pan que corto.

Merece la pena que lo veáis atentamente. Ojalá que no solo la sonrisa, sino también una franqueza, asomen por los labios.

Gracias a todos aquellos para los que Labordeta siempre está presente.

Anuncios

2 comentarios el “LABORDETA Y EL FOLLONERO

  1. Elemne dice:

    Los iré viendo despacio, para degustarlos bien, gracias Aitor, genial Labordeta…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s