VUELVO

 

DSC04954

“A la esperanza vuelvo, a la madera
que construyó mis días importantes,
a la extraviada primavera
de antes.

A la justicia de mirarlo todo
como si me perteneciera,
que en fin de cuentas no hay un modo
de abandonar el hambre de la fiera”

Carilda Oliver Labra
Matanzas, Cuba

Vuelvo a la lentitud de las olas
a las algas que cantan como si la soledad
fuera el único recurso de sus brazos contra el mar
a la madera que se pudre en los campos
a las parteras que atienden los alumbramientos
más allá de la ciudad envuelta en las llamas de la noche
a las asambleas donde solo se habla de lo superfluo
al sol que va en busca de las acederas
a los bosques donde el corazón se quema
al cuerpo donde mis manos se mojan con la humedad tardía
a los viejos parques donde el ladrón acecha
a los libros hambrientos de ojos y fieras
a habitar entre tapias, ladridos y polleras
a la agitación del trole que es como un aguijón partido
a la desorientación del ciudadano que no sabe cómo responderte
si le preguntas por dirigirse a cualquier lugar
a mirar lo que se dice precisamente todo
a vivir temprano y morir a más tardar
a que se pierdan los días entre la muchedumbre
y no se hallen sino contando el número de rayos
que sobresalen del paño dorado de un lustrabotas
a que aparezcan unos labios semejantes a un lirio de costa
y pregunten por mi esperanza que anda leyendo capítulos de botánica
a la epidemia de belleza de la que tanto padeces
y manifiestas con una sonrisa sólida y duradera
como si todo fuera parte tuya y parte de mi
y el fuego no reflejara más que eso
lo que no existe y está por venir.

Aitor Arjol
5 de febrero de 2012

Anuncios

3 comentarios el “VUELVO

  1. No me gusta repetir los lugares que visito. Quiero llevarme una imagen del lugar y luego rearmarla como un rompecabezas en mi mente. Eso la hace unica e inolvidable.

    Me gusta

  2. “El regreso: Santiago me pareció igual a como lo había dejado cinco años atrás. Desde el aeropuerto hjasta la estación central, una estación central antigua y polvorienta, la ciudad llena de vehículos y atochamiento de tráfico de mediodía. Cruzamos la ciudad y llegamos a la casa. El año nuevo de 1983 nos encontramos juntos en casa de mis padres, y brindamos por el futuro. (…) “

    Me gusta

  3. Bello poema de la compañera cubana..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s