EN ALGUNA BRECHA ME NACE UN MOTÍN FEMENINO

IMG_0217

Tengo un día para vivir, dos para soñar,
tres para ser inoportuno y cuatro para no acordarme del olvido,
su excelencia habitada, sus cejas urbanas, usted ciudad desorbitada,
aquella donde la gente cae vencida por el aire de las campanas,
usted piedra cotidiana, un volcán que le expulsa a diario el mismo número
de preguntas, la misma ceniza que cumple con la sangre de los días,
de este día que vivo y del otro que soñaré, del día de más allá y del cuarto
donde el movimiento oscilará entre una nube y una llama invisible.
De la muerte nos nace una ciudad difícil, un estero incomprensible.
De los números sé que sobrevivo, de aquellos otros lo ignoro,
pero todos los días se asoman mis alas por algún ventanal dormido
y canto al fuego con la puerta abierta y en alguna brecha
me nacen un motín femenino y una higuera húmeda en tus labios,
y te cuento para hoy, para luego, para mañana y para otros días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s