OLIVA SABUCO: LA MUJER QUE EN TIEMPOS DE MIGUEL DE CERVANTES, FUE PIONERA EN FILOSOFÍA Y MEDICINA

oliva-sabuco-articulo

Oliva Sabuco, más conocida como Oliva Sabuco de Nantes Barrera, fue una mujer que nació en Alcaraz (Albacete) en diciembre de 1562. Hija de familia numerosa. Miguel Sabuco Álvarez, su padre, era letrado y procurador.

Aunque en ninguna fuente consta que alcanzara estudios universitarios, en 1587 publica con autorización de Felipe II, un tratado titulado “Nueva Filosofía de la naturaleza del hombre, no conocida ni alcanzada de los grandes filósofos antiguos, la cual mejora la vida y salud humana”.

El tratado es un compendio de escritos en materia científica y filosófica, que revelan a una autora de grandísima madurez, conocimientos y reputado estilo

La propia Mercedes Cabello Martín, en un blog perteneciente a la Universidad Complutense de Madrid, se refiere al contenido y estructura del libro:

“… Está escrita a modo de diálogo o coloquio de pastores, una forma muy común en la literatura humanística y todo un modelo de prosa didáctica. Consta de cinco diálogos, en castellano, sobre “el conocimiento de sí mismo”, “la compostura del mundo, como está”, “las cosas que mejorarán este mundo y sus repúblicas”, “los auxilios y remedios de la vera Medicina” y la “Vera Medicina y vera Filosofía oculta a los antiguos”: un programa ambicioso en el que se trata la filosofía moral y natural, se estudian las pasiones y se exponen ideas originales sobre higiene, medicina, fisiología y otros muchos asuntos. La obra se completa con dos breves opúsculos latinos”.

Algunos la consideran precursora de conceptos como la psicosomática o la musicoterapia, en la medida en que afirma que la salud física guarda una profunda relación con el bienestar psíquico del hombre, pues ella parte del “conocimiento de uno mismo” o “nosce te ipsum”. Es decir, que para ser feliz debía reinar una armonía entre la mente y el cuerpo. Una tesis que en pleno Siglo de Oro, nos llevaba nuevamente a antiguos planteamientos de Platón, en la medida en que había que evitar las “pasiones desmesuradas”. Algo que resulta muy familiar con aquella distinción de la Grecia Clásica entre lo apolíneo y lo dionisíaco.

Otros temas enfocados en el tratado obedecen a teorías sobre la estructura del mundo, aspectos políticos y sociales, medicina general y revelaciones sobre los mitos, así como remedios naturales de curación y sanación basados en lo indicado en el párrafo anterior.

El tratado en cuestión fue un éxito rotundo y llegó a ser comparada con Miguel de Cervantes. Al mismo tiempo, el propio Lope de Vega llegó a referirse a ella como la “décima musa”, término que asimismo ha dado pie a que el escritor José María Merino a escribir una novela histórica sobre la figura de esta mujer.

El revuelo y prestigio dio pie a que se sucedieran presuntamente los plagios y suplantaciones de su obra a través de autores posteriores. Sin embargo, las principales dudas acerca de la verdadera autoría del Tratado vendrían de manos del registrador de Alcaraz, quien a comienzos del siglo XX recupera el testamento de Miguel Sabuco Álvarez, el padre de Oliva, en el cual señala que la autoría del libro le corresponde a él.

Después de aquello, cualquier lector podrá adivinar ambas corrientes a favor y en contra de Oliva Sabuco como verdadera artífice del Tratado o como impostora, a pesar de que el libro se ha ido reeditando posteriormente por parte de editoriales muy consolidadas, y han prodigado estudios en torno a la autenticidad de la obra.

Quienes se posicionan en contra se basan en dos teorías muy precisas. Por una parte, piensan que es imposible que una mujer de aquella época, a una edad que oscila entre los 18 y 24 años, consiguiese por sí misma semejante riqueza estilística  y conocimientos filosóficos y médicos. Además cabe la posibilidad de que su padre resguardara su autoría en el nombre de su hija con el fin de evitar cualquier acusación por herejía, en vista de que los contenidos del tratado eran revolucionarios para aquellos tiempos en que la Iglesia Católica castigada cualquier razonamiento científico contrario a sus preceptos con la hoguera, tal y como sucediera con el aragonés Miguel Servet, por ejemplo.

Por el contrario, las tesis a favor de Oliva Sabuco como autora convergen en las abundantes referencias al sexo femenino contenidas en el tratado.

Fuentes:

http://www.raco.cat/index.php/Athenea/article/viewFile/250976/352374
http://biblioteca.ucm.es/blogs/Foliocomplutense/8659.php#.V_QJn_nhBD8
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/09/30/actualidad/1475233776_005900.html
http://www.raco.cat/index.php/Athenea/article/viewFile/250976/352374

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s